Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2020Noticias Entrenos / Diciembre¡Gratitud por siempre al mejor de los estudiantes de EAFIT!
18/12/2020

​​​​​​​​​​​​​Perfiles

¡Gratitud por siempre al mejor de los estudiantes de EAFIT!

Durante el acto también se le hizo entrega de un “costalito” para el alma, con un álbum de imágenes de la Universidad Parque que podrá llevar en el corazón y visitar siempre que lo desee.

• Algunos desde el Auditorio Fundadores y otros desde sus casas, pero unidos bajo un sentimiento común: la gratitud. Ningún eafitense quiso perderse, el jueves 17 de diciembre, la oportunidad de rendirle un homenaje a Juan Luis Mejía Arango, el líder humanista e inspirador que, durante sus cerca de 17 años de Rectoría, ayudó a engrandecer nuestra idea de Universidad.

• El espacio tuvo trasmisión desde la Universidad y contó con la presencia de María Victoria Angulo González, ministra de Educación Nacional; de los integrantes del Consejo Superior y demás directivos; y de los representantes estudiantiles y profesorales. Además, fue una oportunidad para graduar a este directivo como el mejor de los estudiantes de EAFIT. Reviva acá el homenaje completo.


​​

En su discurso de posición como Rector de EAFIT, en 2004, Juan Luis Mejía Arango echó mano de las enseñanzas de su gran maestro, Germán Arciniegas, para expresar: “He tratado siempre de ser un buen alumno, disciplinado, curioso e inquieto, un aprendiz eterno”. Hoy, más de 16 años después, esa promesa no solo se ha mantenido intacta, sino que también se ha permeado y trasmitido a todos los estudiantes, los colaboradores y los aliados que lo han acompañado, hombro a hombro, en sus años como directivo.

Y como ser un aprendiz permanente fue siempre uno de sus mayores motivos de orgullo, en el mismo año que deja la Rectoría para pasar a disfrutar de su retiro, la Institución quiso reconocerlo como el mejor de sus estudiantes, durante el acto de homenaje que se realizó, el jueves 17 de diciembre, para reconocer sus casi dos décadas de liderazgo al frente de EAFIT.

En un giro del destino fueron los mismos estudiantes, esos que vio graduar durante tantas ceremonias de grados, los encargados de entregarle, en esta ocasión, el diploma y el escudo que lo graduaban con honores de EAFIT, dos símbolos de gratitud que se quedan cortos para hablar de este capitán del galeón eafitense, del líder humano e inspirador, el jardinero de la Universidad Parque, del Rector cercano con el don de la palabra, del lector de sueños y realidades, y del hombre que ayudó a engrandecer nuestra idea de Universidad.

“Siento que todo lo que hice en mi vida antes de este cargo, todas las posiciones que ocupé, las experiencias acumuladas, los tratos y las miradas del mundo, fue la preparación para llegar a esta Institución. No puede haber un cargo más honoroso que ser rector de una Universidad, EAFIT fue un premio que me dio la vida”, manifestó al recibir este reconocimiento, en un encuentro que se realizó desde el Auditorio Fundadores con trasmisión a través de las plataformas digitales.

Un espacio en el que también aprovechó para agradecer, en nombre de su familia, y de su hermana y esposa —quienes lo acompañaban en el recinto— al Consejo Superior y al resto de directivos, a los representantes gubernamentales, a los estudiantes y egresados, a los empleados docentes y administrativos, y a los aliados por haberle permitido “el privilegio de presidir la Universidad durante tanto tiempo, y por la cercanía y el afecto. Los llevo siempre en el corazón”.

Y agregó que, si hoy se puede hablar de una cosecha de logros y metas alcanzadas, es gracias a un Consejo Superior “que lo dejó hacer” y actuar bajo un marco de responsabilidad; y a que él “dejó hacer” y depositó su voto de confianza en todas las personas que lo ayudaron a complementar sus vacíos como ser humano y profesional.

“Fue en ese actuar donde realmente viví el espíritu de servicio a la educación”, apuntó.

La gratitud de los eafitenses se la lleva en un “costalito” para el alma

Es imposible hablar de los últimos años de EAFIT sin pensar en un solo momento en el que el Rector no haya estado. Y es que no lo hay: de lunes a sábados, e incluso cuando los domingos requerían su presencia; en su oficina o en alguno de los auditorios; con los estudiantes en el campus o caminando por los pasillos con algún directivo; o visitando obras, inaugurando espacios, cortando cintas, saludando con la mirada desde lejos, presidiendo eventos, consejos y ceremonias de grados, o simplemente admirando la belleza del campus y las orquídeas, las vidas de EAFIT y de Juan Luis Mejía Arango estarán entrelazadas por siempre.

Y como testimonio de esa afirmación quedarán todas las fotos y videos que se proyectaron durante el homenaje, y en el que se sucedieron, una tras otras, cientos de fotos, recuerdos, anécdotas y palabras de agradecimientos de todos los eafitenses. 

Absolutamente todos, desde los más pequeños de la Universidad de los Niños, hasta los adultos mayores de Saberes de Vida, pasando por los estudiantes, egresados, empleados docentes y administrativos, directivos y aliados, se sumaron con sus palabras de gratitud a este espacio, consolidando un amplio mosaico de momentos para la posteridad.

¿Y dónde cargar y llevarse todo esto? ¡Fácil!, en un “costalito para el alma”, que la Universidad le entregó como parte de este homenaje, y en el que también iba un álbum con imágenes de la Universidad Parque, que ahora podrá visitar siempre que lo desee, desde su finca en Santa Fe de Antioquia o desde cualquier lugar donde se encuentre disfrutando de su descanso. Junto a estos obsequios también recibió una figura de lego con su imagen, creada por los representantes estudiantiles en los laboratorios de la Universidad; y el tríptico Estados Naturales, de la artista Marleny Pineda.

El rector Juan Luis Mejía expresó en múltiples ocasiones que en EAFIT vivió “días felices y azules”, y ahora fue la comunidad universitaria entera la que le hizo saber, en primer lugar, que junto a él los días también fueron plenos, azules y felices, pero también para augurarle que, en el futuro, estos sigan siendo tan claros como las tardes que tanto le gusta disfrutar al lado del río Cauca. ¡Buen viento y buena mar al capitán eafitense!

Afecto en todos los niveles

Las palabras de la Ministra de Educación, la carta del Presidente del Consejo Superior de la Universidad y el recital de integrantes del Departamento de Música fueron otros momentos célebres del homenaje al rector Juan Luis, que hicieron aún más emotivo, sentido y personal el acto.

Por parte de José Alberto Vélez Cadavid lo especial es que en el mensaje que le leyó al Rector se despojó de su cargo como Presidente del Consejo Superior de la Institución para dedicarle palabras de amistad, afecto y admiración al hacer un recorrido por los momentos que han compartido durante largos años.

El “Hombre Juan Luis” para iniciar su carta y el “Jose” para firmarla dan cuenta de lo cercano que fue ese momento en el que el Presidente del máximo órgano eafitense recordó los tiempos en los que tuvieron sus primeros encuentros cuando el Rector era director de la Biblioteca Pública Piloto y él trabajaba en la Gobernación de Antioquia a cargo de Nicanor Restrepo Santamaría a quien ambos admiraron y quisieron mucho.

El paso de Juan Luis Mejía por la dirección de la Biblioteca Nacional, la Cámara Colombiana del Libro y Colcultura, sus días como Secretario de Educación de Medellín, Ministro de Cultura, Cónsul de Colombia en Sevilla y Ministro Plenipotenciario en la Embajada de Colombia en España hasta su regreso para ser rector del Colegio Horizontes antes llegar a EAFIT fueron recordados por el doctor José Alberto en su texto, todo acompañado de anécdotas y valoraciones de algunas de las iniciativas en las que ha estado del Rector.

La doble celebración del centenario del nacimiento del poeta Porfirio Barba Jacob en Santa Rosa de Osos y en Angostura, en las que ambos coincidieron, las tertulias del Rector con Manuel Mejía Vallejo y su presencia en los encuentros Bazarte que se hacían en el sector de Suramericana, el proyecto de un centro de memoria fotográfica y el de una feria del libro en Bogotá se mencionaron en esa carta.

“Han sido 16 años llenos de realizaciones y de avances en la construcción de un centro de educación de excelencia en lo académico, en la investigación, en la calidad, en los valores y en la reputación. EAFIT bajo tu liderazgo ha impactado de manera positiva a la sociedad colombiana y ha contribuido seriamente a su avance y progreso. Tienes que sentirse orgulloso de tu labor”, le dijo José Alberto al rector Juan Luis.

Por parte de María Victoria Ángulo González, ministra de Educación Nacional de Colombia, presente en el Auditorio Fundadores para el homenaje, el mensaje estuvo encabezado por la palabra gratitud. Gratitud y afecto, dijo, por los aportes a la educación superior del país, no solo a la Universidad. “Tengo que resaltar su apertura, su generosidad y ser pionero en tantos temas en el país. EAFIT fue una de las primeras instituciones acreditadas en alta calidad, siempre con rigor, pensando más allá de esta Institución, en el país”, expresó la funcionaria.

Para la Ministra, el Rector siempre ha sido un interlocutor que, antes que sus intereses o los de su Institución, pone siempre los del país y es alguien dispuesto desde la Rectoría a entender el criterio de innovación y a darle contenido.

María Victoria Angulo recordó que hace dos años, el 10 de diciembre de 2018, el Ministerio tomó la delantera en homenajes a Juan Luis Mejía Arango al otorgarle el premio Vida y Obra en la Noche de los Mejores. “Se lo otorgamos porque él ha puesto la vida y ha movilizado a mucha gente y a muchos corazones para aportar a una obra, y eso es parte de lo que lo distingue, su generosidad, hacer equipos, convocar para crear”, manifestó.

Para un rector que terminó de imprimir para siempre el sello indeleble de la cultura en la médula de la Universidad no podría faltarle la música. Una obra del genio Wolfgang Amadeus Mozart, Cuarteto en Re Mayo (K 285), interpretada por músicos de la Orquesta Sinfónica EAFIT y el Departamento de Música fue la pieza que ayudó a decirle “Gratitud por todo Juan Luis”.​


Gratitud por siempre a Juan Luis, el eterno aprendiz

Como él mismo lo dice, su tiempo en EAFIT estuvo lleno de buenos días, de amabilidad y de felicidad. Ese fue el ambiente propicio para lo que siempre le fue natural: trazarse metas más altas, que siempre se vieron reflejadas en sus apuestas por el aprendizaje, la calidad académica, el descubrimiento y la creación, la internacionalización, la cultura, la infraestructura o la proyección social. Y en todas ellas siempre tuvo la oportunidad de rodearse de eafitenses que creyeron en su idea colectiva de Universidad y apoyaron sus propuestas.

​Por eso, son ellos mismos, los estudiantes, los egresados, los empleados docentes y administrativos, y los directivos, quienes quisieron dejarle un mensaje de gratitud tras más de 16 años de Rectoría, convencidos de que las palabras se quedan cortas ante un legado que permanecerá vivo por siempre.​
 

Gratitud por siempre a Juan Luis, el eterno aprendiz

 

¡Nunca lo olvidaremos, Rector!

Felices porque pasará a disfrutar un merecido descanso, tristes por el cierre de un capítulo institucional, pero contentos ante la perspectiva de mantener vivo su legado y enseñanzas, los empleados administrativos y los profesores de todas las unidades, de Medellín, Pereira, Bogotá y Llanogrande, le expresaron al rector Juan Luis Mejía, en un corto video de despedida, sus sentimientos de gratitud por los casi 17 años que lideró el galeón eafitense.

Su alegría, inspiración, integridad, solidaridad, esmero, empatía, ejemplo de tenacidad y el hecho de contribuir a que la educación fuera un pilar en la vida de todos los eafitenses fueron algunos de los aspectos que destacaron sus colaboradores.
 

¡Nunca lo olvidaremos, Rector!

Más testimonios de agradecimiento por parte de los aliados

Si durante 16 años Juan Luis Mejía Arango pudo liderar la construcción colectiva de una idea de Universidad fue por el compromiso de los eafitenses, pero también en una gran parte por la suma de esfuerzos con aliados de todos los sectores que, en sintonía con su visión, le apostaron al poder transformador de la educación.

Fueron ellos, los compañeros rectores, los empresarios, los gestores culturales y los funcionarios públicos, entre otros, quienes en este video manifestaron su sentimiento de gratitud y de orgullo por haber podido trabajar, hombro a hombro, junto a este líder. Sus testimonios son un reconocimiento al Rector apasionado por la cultura y la historia, a su amplio conocimiento del país; a su enfoque humanístico, a sus reflexiones profundas y colectivas sobre temas de interés general; y a esa invitación permanente que siempre hizo para que las universidades se sintonizaran con la realidad de la sociedad y aportaran al desarrollo sostenible de la humanidad.

Más testimonios de agradecimiento por parte de los aliados

 
​​
 

Semblanza a Juan Luis Mejía

​​​

 
Última modificación realizada el 18/12/2020 11:21 por Aura Maria Giraldo Murcia