Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Entrenos / Octubre

Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2018Noticias Entrenos / OctubreLos ODS y los retos que marcan la ruta del Itinerario EAFIT 2030
16/10/2018

​Actualidad eafitense

Los ODS y los retos que marcan la ruta del Itinerario EAFIT 2030

La agenda de conversaciones del Itinerario EAFIT 2030 continuará la semana del 22 de octubre a través de encuentros con secretarias, auxiliares administrativos y profesores de todas las escuelas. La imagen corresponde a uno de los talleres en los que se creó esta carta de navegación de manera colectiva.

• Además de las novedades y cambios en el direccionamiento estratégico, el Itinerario EAFIT 2030 se encuentra alineado con cuatro retos y cuatro objetivos de Desarrollo Sostenible con los que busca afrontar los cambios actuales de la sociedad y de la educación.

• Transición demográfica y equidad; Cuarta revolución Industrial y nuevas demandas laborales; Habilidades del siglo XXI y nuevas pedagogías centradas en el aprendizaje; y Desarrollo Humano y Sostenibilidad son los retos que marcarán la ruta institucional hacia el futuro. 


Carros voladores, mega autopistas de neón, metrópolis de hierro completamente automatizadas, viajes interplanetarios o robots con una apariencia tan humana que es casi imposible diferenciarlos de las personas reales… La literatura, el cine y la industria del entretenimiento han alimentado la idea de un futuro fantasioso –en ocasiones pesimista y en otras alentador-, pero siempre lleno de desafíos para la humanidad.

Y aunque el panorama de los próximos años, específicamente para el año 2030, no sea tan imaginario como el que se muestra en las películas, la realidad es que el mundo actual está viviendo una serie de fenómenos que implicarán cambios económicos, políticos, sociales, culturales y, por supuesto, educativos. 

La Universidad no es ajena a estas transformaciones y el Itinerario EAFIT 2030, resultado de varios años de reflexiones y trabajo conjunto entre directivos, profesores, empleados administrativos y representantes estudiantiles, es una declaración pública para responder a un mundo cada vez más cambiante y que, por lo tanto, requiere mucho más del componente humanista.

Cifras, informes e indicadores de organizaciones como el Foro Económico Mundial, Unesco o el Banco Mundial muestran, por ejemplo, como algunos de estos cambios ya están pasando; los empleos actuales tienden a desaparecer para dar lugar a nuevas demandas y ofertas laborales; la población entre los 18 y los 30 años está disminuyendo; las migraciones, la diversidad cultural o el uso de las tecnologías en todos los niveles están cambiando las dinámicas y formas de relacionarse, de aprender o de ver el mundo; e incluso se dice que, para el año 2020, la humanidad renovará sus conocimientos cada 73 días.

De esta manera, la nueva ruta de navegación institucional, conformada por el direccionamiento estratégico , y el Plan de Desarrollo, no solo recoge estos y otros retos del entorno, sino que también se encuentra alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en especial los cuatro priorizados por la Universidad: 4 (educación de calidad), 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 10 (reducción de las desigualdades) y 17 (alianzas para lograr los objetivos).

“Sentimos que si bien nos cruzamos y relacionamos con los 17 ODS, no podíamos apuntarle a todos y por eso decidimos concentrarnos en estos cuatro, en los que se encuentra buena parte de nuestro campo de acción, y que son los mismos con los que, desde hace dos años, elaboramos nuestro informe anual de sostenibilidad bajo la metodología del Global Reporter International (GRI)”, explica Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad.

Así mismo, el directivo manifiesta que uno de los propósitos de la Institución es convertirse en ese “buque insignia” que inspire a la sociedad y a otras entidades, que enseñe con el ejemplo, y que sea referente en sostenibilidad e integridad. Y en ese sentido, los ODS serán una guía fundamental para el actuar eafitense.

Cuatro retos para subirnos al bus de la historia

El Itinerario 2030 responde a cuatro retos desde los que la Universidad quiere a contribuir a los propósitos contenidos en los ODS; Transición demográfica y equidad; Cuarta revolución Industrial y nuevas demandas laborales; Habilidades del siglo XXI y nuevas pedagogías centradas en el aprendizaje; y Desarrollo Humano y Sostenibilidad. Y, por ese motivo, algunos elementos de esta carta de navegación como el Propósito Superior, la Misión, la Visión, los Valores Institucionales y la Visión de Marca fueron revisados, replanteados o creados a luz de estos.

“Si no nos renovamos con estos retos nos deja el bus de la historia”, opina el Rector.
Se trata de una opinión a la que se suma Alberto Jaramillo Jaramillo, director de Direccionamiento Estratégico de EAFIT, al comentar que, en esencia, el Itinerario EAFIT 2030 es la respuesta que quiere darle la Universidad a la sociedad, pues estos retos se originan de sus propios cambios sociales actuales.

“Hay una frase de una comunidad africana que ilustra muy bien lo que está pasando: ‘El mundo no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo que nos hacen nuestros hijos. Con el Itinerario EAFIT 2030 estamos mirando al futuro, pensando en las generaciones que están por venir y ratificando nuestro compromiso con las que actualmente habitan el mundo”, concluye el Rector.

El público natural que ha tenido EAFIT en sus 58 años de trayectoria ha ido cambiando y no solo es necesario que la Universidad sepa leer ese entorno, sino también que pueda adaptarse a este. En ese sentido aspectos como la contracción demográfica; hogares cada vez más pequeños, mayor expectativa de vida y aumento de la población adulta, disminución del segmento más joven, migraciones internas y externas, entre otros, representan retos para todos los estamentos de la sociedad y, naturalmente, para las instituciones de educación superior.

“Y también representan oportunidades si la Universidad articula sus modelos de aprendizaje con estos cambios. Iniciativas como la Universidad de los Niños, los programas de Educación Continua y Saberes de Vida son una muestra de la importancia de este reto, pero debemos seguir fortaleciendo los esfuerzos”, explica Alberto Jaramillo Jaramillo, director de Direccionamiento Estratégico.

La afirmación la respalda Mauricio Perfetti del Corral, vicerrector de Descubrimiento y Aprendizaje y quien, en su anterior cargo como director del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), ha presenciado estos fenómenos de transición demográfica. “Estamos llamados a ofrecer educación para toda la vida y que no se limite a un único público educacional”.

Por su parte, el Rector señala que hay que estar atentos a estos cambios, pero con la mirada fija en la equidad. “Esta sociedad no es sostenible si no es equitativa, y si EAFIT no trabaja para reducir esas brechas de equidad estaríamos enfrentando un serio problema ético y moral”.

La primera revolución fue la de las máquinas a vapor, la segunda la de la gasolina, la tercera de la robótica, y la cuarta la de las Industrias 4.0. Es en esta última donde deben concentrarse los esfuerzos institucionales para garantizar la formación integral y la participación cada vez más activa en temas de big data, analítica, inteligencia artificial, biotecnología, nanotecnología, realidad virtual y aumentada, plataformas móviles, entre otros.

“Cuando iniciamos el Plan Estratégico de Desarrollo 2012-2018 no existían las redes sociales y, en menos de ocho años, todo se ha transformado. Este reto responde en la necesidad de seguir fortaleciéndonos en estos temas que, incluso, va a cambiar la demanda laboral en el futuro”, agrega Juan Luis Mejía.

Para Alberto Jaramillo la respuesta a esta exigencia debe ser asumida desde dos frentes: desde los cambios en los procesos mismos de la Universidad y en el quehacer de la academia. “Por un lado, la Universidad necesitará repensar la transformación digital de sus dinámicas y, por el otro, crear, reformar y transformar sus programas de formación priorizando el trabajo colaborativo, la creatividad o el pensamiento crítico”.

Para Mauricio Perfetti, además de la velocidad de los cambios, otro de los elementos a destacar es hacia dónde se dirigen estos. El directivo señala, por ejemplo, que dichas transformaciones siempre deben estar orientadas a contribuir con el desarrollo sostenible. “Este es un tema muy vertiginoso. Si uno observa la evolución económica de Colombia se evidencia el crecimiento tan fuerte en sectores como el de servicios, la economía naranja o las nuevas empresas culturales y, desde ya, nos estamos preparando para responder a estos fenómenos”, explica el Vicerrector.

Un mundo actual como este, en el que el docente “perdió” el monopolio del conocimiento y la información se encuentra a un “click” de distancia, las universidades deben transformar sus pedagogías, tanto para su público natural de pregrado y posgrado, como para todas las generaciones.

“Todo apunta a que los jóvenes, en el futuro, van tener que desarrollar y fortalecer sus habilidades a la hora de aprender, cómo aprender, cómo relacionarse y actuar en sociedad, y cómo trabajar en equipo, entre muchas otras. Desde EAFIT estamos atentos a esos cambios”, menciona el Rector y agrega que este nuevo entorno también significará un desafío para los docentes quienes se convertirán en compañeros de ruta de los estudiantes en su proceso de aprendizaje.

Alberto Jaramillo, por su parte, expresa que la Universidad, de acuerdo con su proyecto educativo institucional, centra todos sus procesos en el estudiante, y este tercer reto se suscribe a esa promesa. 

“Pero lo acompañaremos con aprendizaje activo y basado en la solución de problemas, estudios de caso, construcción de retos y trabajo colaborativo. El Aula de Pedagogía Inversa, el Laboratorio para la Innovación y el Aprendizaje (antes Proyecto 50), los espacios del Edificio de Ingenierías, el proyecto Kratos, y la nueva Vicerrectoría de Aprendizaje son un ejemplo de esta apuesta”, complementa Alberto. 

Al respecto, Claudia Zea Restrepo, vicerrectora de Aprendizaje, afirma que desde la misma creación de esta unidad, a finales de 2017, una de las prioridades era basar el trabajo en metodologías más activas y significativas para los estudiantes y no en los modelos tradicionales. “Y eso implica entender que la relación de la Universidad con los estudiantes no se limita únicamente a los cuatro o cinco años de un pregrado, o a los dos o tres de un posgrado, sino que esta debe ser a lo largo de la vida. Con esto reto nos comprometemos a aprender a relacionarnos con todos nuestros públicos de interés y a ser un aliado en su desarrollo humano”.

En 2015 más de 190 líderes del mundo no solo se pusieron de acuerdo, sino que se comprometieron con el logro de tres metas vitales para la humanidad: erradicar la pobreza extrema, combatir la desigualdad y la injusticia, y solucionar el cambio climático. Todo esto a través de la ejecución de 17 objetivos medulares (los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS). Y si la humanidad le apunta al desarrollo sostenible y humano es fundamental que las universidades se sumen a este propósito.

Este objetivo, que se relaciona estrechamente con la Misión de la Universidad, hace alusión directa a la vocación humanística de EAFIT. “Ese es un logro que ha tenido la Institución en sus últimos años, al que no queremos renunciar y que, por el contrario, ratificamos con el Itinerario 2030, poniendo al ser humano en el centro de todas nuestras actividades”, dice el Rector.

El Vicerrector de Descubrimiento y Creación coincide en este punto al comentar que está de acuerdo con las afirmaciones del Rector referentes a que en el futuro lo único que diferenciará a las máquinas de las personas será el poder de creación, y de ahí la importancia de seguir fortaleciendo el componente humano con cada acción que se emprenda.

Así mismo, Alberto Jaramillo dice que no se trata de un reto nuevo, sino de uno que se potencia a través del Itinerario EAFIT 2030. “Este compromiso ya lo hemos venido asumiendo no solo con la Misión, sino desde el concepto de Universidad Parque, con nuestras campañas internas, con el Núcleo de Formación Institucional, entre otras iniciativas”.

Los eafitenses imaginan el futuro de EAFIT en 2030


Última modificación realizada el 18/10/2018 11:36 por Manuel Alejandro Gomez Rueda