Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2022Noticias Entrenos / Mayo“Me emociona saber que ese sueño que tuvim​os hace 62 años, se haya convertido en lo que hoy es EAFIT”
26/05/2022

​​Actualidad eafitense​

“Me emociona saber que ese sueño que tuvim​os hace 62 años, se haya convertido en lo que hoy es EAFIT”

Álbum nuev La Universidad le rindió un homenaje a su Consejo Superior o

Este fue el momento en el que Jorge Iván Rodríguez, fundador de la Universidad, recibió de manos de los miembros del Consejo Superior,​ David Escobar y José Alonso González, así como de la rectora Claudia Restrepo, una semblanza de su vida como muestra de gratitud con su legado. 

• La Universidad le rindió un homenaje a su Consejo Superior y a sus fundadores, estos últimos representados en Jorge Iván Rodríguez Castaño, a quien se le destacó por su esfuerzo, dedicación y entrega en la consolidación del proyecto educativo eafitense, compromiso que hoy sigue vigente.

• En uno de los auditorios del bloque 38 se reunieron los directivos de la Universidad, encabezados por David Escobar, presidente del Consejo Superior, y Claudia Restrepo, rectora de la Universidad, para participar en este espacio de gratitud, que también se sumó a la programación de actividades de los 62 años de la Universidad.



​No se lo esperaba. Jorge Iván Rodríguez llegó a la Universidad, como de costumbre, a asistir a una sesión del Consejo Superior del que es miembro, pero lo que menos se imaginó era que, detrás de ese compromiso, en EAFIT se fraguaba una sorpresa: un homenaje a él y en su representación, a los fundadores que hace 62 años crearon nuestra universidad. 

Es sorprendente ver a Jorge Iván, porque detrás de la inusitada vitalidad que le caracteriza se encuentra un hombre de 97 años. Todos quienes le rodean saben de la energía, brío y pensamiento estratégico que le son propios, los mismos que hace 62 años le impulsaron, junto a los demás compañeros fundadores, a apostarle a lo que en ese entonces podría ser una locura (como el mismo la describe): la Escuela de Administración y Financias, más adelante EAFIT. 

Este hombre arribó a uno de los auditorios del bloque 38 con la certeza de ​​​que presenciaría parte de la primera sesión que tenía el Consejo Superior para celebrar el aniversario de la U desde que inició la pandemia, pero se encontró con un espacio en el que le aguardaba parte de su familia, allegados y miembros de nuestra comunidad de conocimientos y saberes emocionados por acompañarlo en el homenaje. 

Uno de los momentos más conmovedores de la noche aconteció cuando él fue llamado a subir al escenario en compañía de la rectora Claudia Restrepo y los miembros del Consejo Superior David Escobar y José Alonso González. En una pequeña bandeja plateada reposaba una suerte de libro cuya portada tenía una foto suya acompañada del título “Gratitud”. La rectora tomó ese librillo, se lo entregó y le explicó que era una semblanza que había preparado la Universidad con su vida, como parte del homenaje. Al recibirla, Jorge Iván se emocionó, agradeció el gesto y justo antes de bajarse del escenario, la miró de nuevo y le dio un beso enternecedor a la portada. 

“EAFIT es uno de los grandes amores de su vida. Su esposa dice que la Universidad es la primera casa de este empresario, y que la segunda no es otra que su apartamento”. Así reza la semblanza, que más adelante tiene frases como “Manejamos empresas grandes ¿No vamos a ser capaces con una escuela?” (como él se refiera al surgimiento de la universidad) o “lo que se propone lo hace”, que hace mención a su espíritu tenaz y audaz.

En sus palabras, el fundador (el único que aún nos acompaña), recordó algunas anécdotas que hacen parte de la historia que ha vivido en la Universidad, como la vez que debió encargarse de la compra del lote de Los Guayabos o del terreno en el que hoy se erige el bloque de Ingeniería. Pero quizá lo que más risas desató en los asistentes fue cuando recordó lo siguiente: “Me emociona saber que ese sueño que tuvimos hace 62 años, se haya convertido en lo que hoy es EAFIT. Ver lo que hay hoy aquí… y saber que para tener que entrar a esta universidad teníamos que cruzar un puentecito… UN PUENTECITO”, recalcaba. Recordó, también, cuando los fundadores empezaron a buscar financiación internacional para poder levantar la Universidad y la encontraron, aún cuando no tenían, siquiera, el primer salón construido, ni la primera clase dictada. 

Tras risas, emoción y hasta llanto, Jorge Iván terminó su improvisado discurso diciendo: “y mejor me bajo, porque acá me les quedo”. Quizá sus palabras expresan aquello que mencionó más adelante la Rectora: “Este evento ha sido muy emocionante, en parte, porque la mejor manera que uno puede hacer un reconocimiento a nuestros fundadores, es viviéndolo en la piel de uno de ellos”. 

En medio del homenaje a Jorge Iván que fue, al tiempo, el homenaje a todos los fundadores de la Universidad, el presidente del Consejo Superior, David Escobar Arango, hizo un recuento de lo que estaba viviendo Colombia y el mundo entre los años 50 y 60 y de cómo, a pesar de esa etapa turbulenta, un grupo de empresarios se la jugó toda por un futuro mejor: “Cuando uno no hace el contexto y la composición del lugar, no entiende la grandeza de los actos que está celebrando. Y ese momento que vivía el país tiene muchas lecciones para los que estamos liderando hoy esta institución”. Escobar Arango expuso que la agitación que vivía el país desde los 50, ad portas de fundarse EAFIT, corría por cuenta de la violencia bipartidista, los coletazos del Bogotazo, la dictadura y posterior junta militar, la creación de la guerrilla y la censura que vivía la prensa, entre otros asuntos.  “Y yo digo: los fundadores tenían que ser personas muy especiales porque en tremenda situación tan dura, tremenda volatilidad política y de tanta agitación, haber sacado adelante un proyecto inédito, inaudito, frente al cual muchos pensarían que estaban locos, es porque encarnaban una mentalidad de esperanza tozuda”. 

Por su parte, José Alonso González, también miembro del Consejo Superior, expresó: “Jorge Iván es una cantera inagotable de iniciativas que plantea con visión futurista; recursivo en sus propuestas para hacerles camino; soñador de proyectos que parecerían inalcanzables, palabra esta que no hace parte de sus pensamientos".

Tras el homenaje a los fundadores, tambíén hubo un espacio para reconocer la labor que realiza el Consejo Superior, esta instancia que nos guía, da norte a lo que somos y hacemos, ​y vela porque el futuro sea presente en nuestra Universidad. La Rectora agradeció que esta comunidad de saberes con 62 años de trayectoria es posible gracias al consejo, la compañía y el liderazgo de estos directivos.

Y, como parte de este mensaje de gratitud, se les proyectó un video donde estudiantes de pregrado y posgrado, empleados adminsitrativos, decanos y directivos también resaltaron esta labor. 

"Gracias por su interés para que esta Universidad sea todos los días mejor, por la generosidad con su conocimiento, y su liderazgo", expresó Paola Podestá Correra, vicerrectora de Aprendizaje. 

Así mismo, Juan Carlos Álvarez Álvarez, docente de la Escuela de Derecho, señaló que sin la guía de este estamento "no podríamos tener el privilegio de ser parte de una Universisad que goza de una posición tan importante en el ámbito de la educación nacional".​

​​

Última modificación realizada el 27/05/2022 8:40 por Natalia Lopez Soto