Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Entrenos / Abril

29/04/2021

​​

Espacios, cultura y bienestar​​​​​

Aspectos claves que debemos saber sobre las vacunas​​​​​


Los empleados del Departamento de Servicio Médico y Seguridad y Salud en el trabajo fueron vacunados recientemente. Foto cortesía del médico Jaime Alberto Guerreo Quijano. 

  • ​“Una vez recibimos una vacuna, le estamos presentando la enfermedad al cuerpo, de manera que cuando volvamos a entrentarnos a ella, diga: yo te conozco y tengo las herramientas para defenderme de ti”. Así lo explica Diana Carolina Gómez Restrepo, jefa de Servicio​ Médico y Seguridad y Salud​​ en el Trabajo de la Universidad, quien nos ayuda a despejar algunos de los interrogantes sobre este tema, a propósito del plan de vacunación que está en marcha en el país. 

Doctora, ¿qué es una vacuna?

“El cuerpo humano tiene un sistema inmune que ataca los virus y bacterias con las que tenemos contacto todo el tiempo. Lo que hacemos con la vacuna es evitar ese primer contacto y por eso, artificialmente, le presentamos el virus al sistema para que cuando nos expongamos a él de manera natural, nuestro cuerpo ya lo conozca, se defienda y lo pueda eliminar.

Podría decir, sin lugar a dudas, que las vacunas son uno de los principales hitos que han cambiado el curso de la humanidad y se han convertido en una medida maravillosa de salud pública. Una sociedad vacunada siempre es una sociedad más sana, donde la mortalidad infantil es menor y hay menos problemas de morbilidad. Eso es importante para el bienestar social”.

Cuando se administran, ¿cómo actúan en el cuerpo?

“Estas sustancias, que generalmente se inyectan, comienzan a producir anticuerpos una vez ingresan a nuestro organismo. Sin embargo, es importante saber que no todas son iguales y que todas las personas no tenemos el mismo esquema de vacunación. Por ejemplo, la vacuna que recibimos anualmente para la influenza en Colombia es muy diferente a la de otro país, pues está diseñada para la cepa y las condiciones estacionarias del lugar en el que nos encontramos.

Así mismo, es normal experimentar algunas molestias porque es algo que el cuerpo no conoce y a lo que está reaccionando. Dolor local, inflamación donde la ponen, fiebre, entre otros síntomas, son totalmente normales y pueden sentirse por 24 horas, pero nunca van a ser iguales a los de la enfermedad”.

¿Hay diferentes tipos de vacunas?

“Hay vacunas ‘vivas’, que lo que hacen es inocular una bacteria viva o atenuada, pero estas no se pueden aplicar con problemas inmunitarios. Hay otras -las que generalmente hemos recibido todos- que usan bacterias muertas o material genético de un virus inactivo, porque la diferencia de los virus con las bacterias es que estos no se pueden reproducir sin nuestras células”.

¿Así es la vacuna que estamos recibiendo contra el covid-19?, ¿cómo funciona esta?

“No, las vacunas contra el covid-19 usan una tecnología muy diferente y avanzada que se centra en las proteínas de los virus para encontrar una manera de mediar entre estos y nuestras células.

Hasta ahora, por ejemplo, los estudios no han encontrado contraindicaciones y se han identificado muy pocos riesgos, incluso mucho menos que en otros medicamentos que consumimos cotidianamente. Lo que sí es importante tener en cuenta es que si una persona tiene una comorbilidad o enfermedad importante en tratamiento, debe informárselo primero a su médico”.

¿Cuál es la vacuna que estamos recibiendo en el país y cuál es la diferencia con otras?

“Generalmente en nuestro medio están poniendo las vacunas de AstraZeneca y Pfizer. Ambas tienen dos dosis, pero el tiempo entre aplicaciones es menor en la segunda que en la primera. Por eso se está priorizando al personal médico y asistencial.

Pero lo que nos muestran los estudios es que, aunque no podemos descuidar las medidas de seguridad, después de esa primera dosis en las dos vacunas, ya hay inmunidad y esto hace que el riesgo de llegar a hospitalización en UCI o a la muerte, sea mucho menor.

Con respecto a las otras opciones de vacunas, en general, todas cumplen con un mismo objetivo: evitar que las personas lleguen a hospitalización y en eso, todas son eficientes casi al 100 por ciento”.

¿Las personas que ya han tenido el virus se pueden vacunar?

“Sí, pero como todavía es algo relativamente nuevo, que estamos conociendo, se recomienda que las personas que hayan tenido exposición no se vacunen inmediatamente, sino entre tres y nueve meses después, de manera que el cuerpo ya haya generado anticuerpos”.

¿Por cuánto tiempo duraría la inmunidad?

“Los estudios sugieren que la inmunidad, como tal, no se perdería, pero la historia natural nos muestra que los virus mutan y es posible que en el futuro necesitemos algunos refuerzos”.

¿Qué cuidados debemos tener después de ser vacunados?

​“Muy importante: no ponerse paños de agua caliente o hielo, ni cremas, ni hacerse masajes en el sitio de vacunación. Debemos dejar esa zona quieta. Lo que sí podemos hacer es tomar Dolex, comer y descansar adecuadamente, así como continuar normalmente con nuestras actividades.

Una leve indisposición puede ser una manifestación normal porque es algo que nuestro cuerpo está conociendo y no tenemos porqué sentir miedo, ya que esto no pone en riesgo nuestras vidas”.


Última modificación realizada el 29/04/2021 14:17 por Natalia Lopez Soto