Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2020Noticias Entrenos / MarzoEl mundo celebra el año de Beethoven en su natalicio 250
18/03/2020

​Espacios, cultura y bienestar

El mundo celebra el año de Beethoven en su natalicio 250


Como compositor, director de orquesta y pianista virtuoso se destacó Beethoven, siendo un ícono mundial en sus 250 años. Imagen Shutterstock.

• El 2020 ha sido nombrado el año de Ludwig van Beethoven por su natalicio. En muchas ciudades del mundo le rinden homenaje con conciertos y eventos culturales. Pero ¿por qué es tan importante este compositor en la historia de la música?

• Un recorrido por su vida y obra refleja el genio del compositor, pianista y director de orquesta que transformó el arte musical con su legado que cumple más de dos siglos.


Al cumplir 35 años de vida Ludwig Van Beethoven (1770-1827), el afamado músico alemán que transformó la historia de la música en el siglo XIX y padre del romanticismo, develó públicamente su mayor secreto, el cual paradójicamente impulsó la etapa más prodigiosa de su carrera.

Uno de los datos que más sorprenden del compositor es la sordera que padeció hasta su muerte, y tenía a los 53 años cuando estrenó, el 7 de mayo de 1824, la Novena Sinfonía, considerada una sus partituras inmortales. Sin embargo, su creación inició desde niño cuando tocaba para la corte de su natal Bonn (Alemania).

"Toda su obra es muy importante. Y corresponde a períodos específicos de su vida. Pasó del clasicismo al romanticismo y ahí dejó un legado amplísimo", dice la maestra Cecilia Espinosa Arango, directora de la Orquesta Sinfónica EAFIT, agrupación que en la temporada de conciertos de este año interpretará piezas en homenaje al autor.

Beethoven es reconocido, aún 250 años después, como uno de los grandes exponentes de la música universal en el mundo clásico, en el que se habla habitualmente de las tres B: Bach, Brahms y Beethoven. "Pero este es un compositor que trascendió porque su obra es estudiada en los conversatorios del mundo y parte fundamental de la formación de todos los músicos. Es un acervo muy grande e importante con el que todos contamos. Es nuestra Biblia, por decirlo así", comenta la batuta eafitense.

Llevar la sonata a nuevos límites, romper esquemas en la interpretación del piano, incorporar coros a obras sinfónicas como lo hizo con la Novena Sinfonía, algo que después usarían grandes compositores como Gustav Mahler, son algunas de las innovaciones que introdujo Beethoven a la música.

Para conocedores de su obra como Daniel Cuéllar Trujillo, compositor y coordinador de la Orquesta Sinfónica EAFIT, la influencia del músico marca un cambio relevante en la historia respecto al perfil del artista, el cual comienza a producir sus obras de acuerdo con el espíritu de la época que se alimentaba por los ideales de la revolución francesa.

"Antes de él los músicos se dedicaban, básicamente, a servir en las cortes de los nobles y a amenizar los ambientes en los palacios. Pero Beethoven empieza a hacer música con una conciencia que mira así mismo, hacia el propio artista", expresa Daniel.

Los períodos de Beethoven

La obra del alemán se clasifica en tres períodos creativos, los cuales son momentos marcados por el drama de su sordera progresiva. Aunque no fue tan prolífico como Joseph Haydn, que fue su maestro y escribió más de 100 sinfonías, sus creaciones son consideradas más complejas.

Además de las nueve sinfonías, de las cuales las número 3, 5, 6 y 9 son las más conocidas, su repertorio cuenta con 32 sonatas para piano y distintos conciertos de cámara, composiciones para cuarteto y trío de cuerda, música sacra y una ópera.

"El aportó mucho a la literatura pianística en la historia de la música con las sonatas, creo que son de proporción titánica. Un ejemplo, es la Hammerklavier, una sonata que explota al máximo el potencial expresivo el piano", menciona Daniel Cuéllar.

Los musicólogos dividen sus periodos creativos. El primero es su juventud hasta el año 1802, donde escribe sus primeras obras, influenciado por maestros como Haydn. La primera y segunda sinfonía y sus primeros conciertos y sonatas para piano como Sonata Patética, son de esta etapa.

Un segundo periodo es el conocido como el Heroico, dado el carácter de sus obras. Fue entre el año 1804 y 1814, con piezas representativas como las sinfonías del número 3 a la 8. Y sus sonatas Claro de Luna, Waldstein y Appassionata, entre otras. También en esta época se destaca su única ópera llamada Fidelio. Y la etapa tardía, hasta su muerte en 1827, es identificada por sus innovaciones formales a la composición orquestal y la expresividad cada vez más acentuada en sus movimientos musicales. Una de las composiciones que se destacan es Missa Solemnis.

"Siempre su música nos puede llevar a los más sublime y también a lo más profundo. Fue un compositor de bastantes piezas, siempre cargadas de un alto sentimentalismo. Ha influenciado mi carrera y la de todos los músicos clásicos porque debemos pasar por él obligatoriamente”, manifiesta la pianista y profesora Natalia Ramírez Díaz, egresada eafitense y codirectora de la Fundación Pianissimo en Medellín.

En la actualidad, muchas de las obras de Beethoven se pueden apreciar en las distintas plataformas digitales, las cuales son interpretadas por las principales orquestas, solistas y agrupaciones de cámara internacionales. "Así como las orquestas del mundo, también nos unimos para exaltar su obra. Tenemos programado todas las sinfonías y algunos conciertos para piano y violín", menciona la maestra Cecilia Espinosa.

Beethoven en cinco obras

1. Cantata por la muerte del emperador Joseph II (1790): A sus 19 años escribió su primera gran obra, cuando aún vivía en Bonn (Alemania), en conmemoración del Káiser alemán, que modernizó el país bajo los ideales de la ilustración francesa.

2. Concierto para piano No.5 "Emperador" (1809): Escrito en Viena, fue el último concierto para piano del compositor. Fue dedicado a Rodolfo de Austria, quién fue protector y alumno de Beethoven. La obra se estrenó el 28 de noviembre de 1811.

3. Sonata para piano número 14 en do sostenido menor opus 27. O Claro de luna (1801): su nombre original es Quasi una fantasía y fue compuesta por Beethoven como dedicatoria a una de sus alumnas de quién decía estar enamorado, la condesa Giulietta Guicciardi, de 17 años.

4. Sinfonía número 3 en mi bemol mayor, Op. 55. Heroica (1804): inicialmente la obra fue compuesta en honor a Napoleón Bonaparte, de quien Beethoven fue seguidor hasta que se declaró emperador contraviniendo los ideales de la ilustración. Esta obra es el comienzo del romanticismo musical que rompe esquemas de la tradicional sinfonía clásica.

5. Sonata para piano No. 29. Hammerklavier (1818): es una de las sonatas más largas y difíciles de interpretar que creó Beethoven, con más de cuarenta minutos de duración. Hammerklavier se refiere al piano moderno de martillos, para el cual fue escrita especialmente esta pieza que se caracteriza por la intensidad con que se toca el piano en la interpretación.


Última modificación realizada el 18/03/2020 13:11 por Aura Maria Giraldo Murcia