Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Entrenos / Abril

Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2019Noticias Entrenos / AbrilEllos son los gestores del nuevo pregrado en Ingeniería Agronómica de EAFIT
22/04/2019

​Actualidad eafitense

Ellos son los gestores del nuevo pregrado en
Ingeniería Agronómica de EAFIT

Ambos continuarán en la Institución como docentes en las primeras clases del programa y como facilitadores en temas de relacionamiento con empresas y convenios con otras universidades.

• Diego Miguel Sierra Botero, exsecretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia; y Enrique Copete Perdomo, experto en temas de agroindustria, fueron asesores para la Universidad en la creación de este programa, adscrito a la Escuela de Ingeniería. 

• Su trabajo en empresas relacionadas con el agro, sus investigaciones sobre la situación actual en el país y el mundo, y la orientación que tienen acerca de la educación en este ámbito facilitaron su labor. 


En diciembre de 2016 llegó a manos de Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad, la propuesta del nuevo pregrado en Ingeniería Agronómica, un documento que planteaba las razones por las que EAFIT debería pensar para su oferta académica en un programa para el agro sostenible que aportara a mejorar temas como la seguridad alimentaria, y la conservación de suelos y ecosistemas. 

Ya en 2017, y con la afirmación del Rector, Diego Miguel Sierra Botero se dio a la tarea de investigar sobre las tendencias mundiales, de averiguar en qué estado se encontraba el sistema educativo en términos de agricultura en la región y en el mundo para presentar un panorama general a los consejos Académico y Directivo, quienes con su aprobación entregaron el aval para comenzar con la construcción y planeación del pregrado número 23 de la Universidad. 

Para esa misión se requería de un experto que aportara su conocimiento profundo de las dinámicas colombianas, una labor para la que llegó Enrique Copete Perdomo, quien con su enfoque en la agricultura 4.0 –agricultura de lo digital y de la ciencia de los datos como motor para la productividad y la eficiencia del campo- fortaleció el planteamiento inicial del programa con sus competencias y contenidos. 

Enrique ya había trabajado por dos décadas en una de las más grandes empresas del agrobusiness llamada Syngenta, en donde obtuvo experiencias en investigación y desarrollo en los campos de fitomejoramiento genético y de la biotecnología; ha sido emprendedor de empresas tecnológicas y ha impulsado el que importantes empresas extranjeras inviertan en Colombia.

De otro lado, Diego Miguel, un administrador de negocios de EAFIT, cuenta con la experiencia de haber sido secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia e integrante de agrupaciones como Fenavi, Fedegán y Augura, en donde pudo obtener un panorama aterrizado del avance del tema de la agricultura en el país. 

“Así fue como enviamos al Ministerio de Educación Nacional, el 7 de junio de 2018, la propuesta que ellos aprobaron y que hoy nos permite ofrecer al país un pregrado que aborda la cuarta ola tecnológica de la agricultura moderna a través del uso de la inteligencia artificial, la robótica, el big data y los entornos digitales”, indica Diego Miguel.  

En ese proceso, agrega Enrique, fueron muy útiles las diversas visitas a universidades del país y del exterior, y el hacer brenchmarking sobre los distintos tipos de aprendizaje de la agronomía que se emplean.
 
“Las preocupaciones por los alimentos y por la seguridad alimentaria, por una nutrición adecuada, por una agricultura sostenible y eficiente, por el respeto al medio ambiente y por el desarrollo rural del país son de interés general y ahí no hay distingos de ninguna clase y, en ese sentido, fue motivante encontrar tanto apoyo y voces de aliento”, destaca Enrique. 

Para ellos, Colombia lo tiene todo para convertirse en una potencia agrícola continental. Tiene tierra, climas, biodiversidad, más agua en conjunto que otros países y gente trabajadora con una cultura rica y variada. 

En ese sentido, Enrique opina que la malla curricular que crearon tiene buen diseño y es atractiva por lo que los bachilleres se han sentido atraídos. “La Universidad entra pisando duro y fuerte en esta materia agrícola y lo hace en un momento en el que aparecen señales de un salto adelante en este tema”, añade Enrique. 

Las virtudes que encontraron en EAFIT

Todo el bagaje de estos profesionales les permitió asegurar que en el suelo tropical que tiene el país se pueden sembrar con éxito todos los productos de la nueva alimentación, pues las tecnologías del conocimiento posibilitan en muy corto tiempo una adopción masiva y temprana de las mismas.

En la Institución, de manera específica, Diego Miguel resalta que el hecho de que la interdisciplinariedad haga parte del ADN eafitense y que la disposición colectiva siempre esté presente facilita el transitar de este nuevo proyecto. 

De hecho, a estos expertos los acompañó todo un grupo de eafitenses entre los que estuvieron Laura Sierra Zapata, Alex Sáez Vega  y Diego Fernando Villanueva Mejía, profesores del Departamento de Ciencias Biológicas; Alejandro Marulanda Tobón, docente del Departamento de Ciencias Físicas; María Cecilia Henao Arango, profesora del Departamento de Organización y Gerencia; Eleonora Dávalos Álvarez, profesora del Departamento de Economía y Camilo Pérez Restrepo, asistente de Centro de Estudios Asia pacífico, y otros directivos, profesores y empleados, quienes, desde sus diversas perspectivas, aportaron a la construcción de lo que será una realidad a partir del segundo semestre de 2019.

“Además, la Institución tiene propensión al emprendimiento estudiantil desde el primer día que ingresan a clases, tiene robustez de laboratorios y de docentes, y tiene a la ciencia y la investigación como pilares de sus actividades. Veo en cinco años a egresados fuertes con otra visión de transformación del mundo rural”, dice Diego Miguel. 

Por su parte, Enrique considera que los programas de formación en ciencias básicas, principios de ingeniería, pensamiento computacional y administración que ya tiene la Universidad centrarán en los estudiantes bases muy fuertes y los dotará de claras competencias profesionales y ciudadanas. 

“Una de las cosas que vimos cuando estábamos diseñando el programa es que más del 70 por ciento de las materias podían ser ofrecidas por profesores ya vinculados a la Universidad, y la cercanía que tiene la Institución con las más importantes empresas agrícolas y agroindustriales del país, permite tener convenios con ellos para visitar sus campos de cultivo o explotaciones con miras a la enseñanza y al aprendizaje de lo práctico”, resalta Enrique. 

Además, según Ricardo Taborda Ríos, decano de la Escuela de Ingeniería, la Universidad viene preparándose desde hace muchos años para ofrecer a sus alumnos los mejores recursos en infraestructura para sus programas, no solo en lo relacionado con la docencia, sino también para la investigación. “En la Escuela de Ingeniería existen laboratorios dotados de gran capacidad que estarán a la altura del perfil que tiene el programa de Ingeniería Agronómica, en el que se podrán trabajar componentes en el área tecnológica como es la sensórica, la robótica, el monitoreo y el análisis de datos, entre otros”.

Una vez comiencen las clases del nuevo pregrado, ambos profesionales estarán acompañando a los estudiantes en la inducción del programa para relatar experiencias y crear espíritu, pues consideran que el nuevo estudiantado necesita, además de la tecnología, de aquello que es más diestro y del mundo real desde el amor por el campo y la naturaleza. 

“Yo me siento un hombre afortunado porque en estos años he tenido la posibilidad de estudiar, de relacionarme con otras empresas y de conocer personas. Me siento ganador de un regalo porque EAFIT me permitió, sin mayores pergaminos, vivir esta oportunidad tan bonita”, concluye Diego Miguel.
Última modificación realizada el 24/04/2019 11:13 por Bibiana Andrea Mona Giraldo