Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Entrenos / Octubre

Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2018Noticias Entrenos / OctubreJuan Darío recibió reconocimiento por la investigación Basic en los premios Alejandro Ángel Escobar
11/10/2018

​Perfil

Juan Darío recibió reconocimiento por la investigación Basic en los premios Alejandro Ángel Escobar

La ceremonia se hizo en el Museo Nacional de Colombia, en Bogotá, en la que se entregaron 4 premios y 11 menciones entre 134 trabajos presentados.

• Una mención de honor por el proyecto Basic, que estudió la contaminación en la bahía de Cartagena, fue lo que recibió el 10 de octubre Juan Darío Restrepo Ángel, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra.

• El reconocimiento lo recibe en nombre del grupo interdisciplinario que lo apoyó durante el desarrollo de esta iniciativa que ha permitido llegar a los tomadores de decisión para la creación de políticas públicas.


Corría el final de los años 90 cuando el interés por las ciencias del mar y la oceanografía comenzaban a ser latentes en una Universidad. Juan Darío Restrepo Ángel, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra, era quien lideraba cada idea, proceso y acción que se desarrollaba en pro de esa misión que permitió que, a principios de la década del año 2000, EAFIT se embarcara en el primer proyecto de investigación financiado por Colciencias.

De allí que resultaran los primeros pasos para ahondar en este tema que, años después, se consolidó con el proyecto Basic, una iniciativa que estudió la contaminación en la bahía de Cartagena y que recibió este miércoles 10 de octubre una mención de honor en los Premios Nacionales Alejandro Ángel Escobar, Ciencias y Solidaridad 2018.

El proyecto hizo un estudio detallado de las aguas, teniendo en cuenta los sedimentos, metales pesados y otros contaminantes con ciencia de alto nivel, e involucró el trabajo de un equipo interdisciplinario al servicio de los ecosistemas y las comunidades. 

La Fundación Alejandro Ángel Escobar reconoció la calidad científica de la investigación y sus interacciones entre cuenca, mar y comunidades en una ceremonia que se desarrolló en el Museo Nacional de Colombia, en Bogotá, y en la que se entregaron 4 premios y 11 menciones entre 134 trabajos presentados. 

Un apasionado de las aguas

Este eafitense es uno de los pioneros de este tipo de investigación en una Institución que hoy es referente por la generación de conocimiento, el número de patentes y la utilidad que con sus ideas le entrega a la sociedad. Juan, como prefiere que lo llamen, recuerda que a través de ese primer proyecto cofinanciado fue que se comenzó a tener representatividad, indicadores, financiación externa y fue la punta de lanza para crear el doctorado en Ciencias de la Tierra que dirige en la actualidad.

Y es que su conexión con el mar es innata, tal vez porque pasó tres semanas en un trasatlántico esperando para nacer cuando su madre viajaba desde las costas españolas a las colombianas. Al final, el tiempo estuvo de su lado y pudo hacerlo en Medellín, la ciudad desde la que ha planeado sus sueños y ha logrado cumplir con su proyecto profesional.

Esa pasión por el mar es apenas evidente en todos los pasillos de su casa en el Oriente antioqueño que está llena de barcos de todos los tamaños y formas, mapas antiguos y cientos de elementos relacionados. Su esposa, Mónica Elejalde Escobar, cuenta que cada que pueden viajar al exterior buscan países costeros con museos navales o marítimos.

En casa lo describen como amoroso, dedicado, disciplinado y su hijo Luciano dice que es ´alcahueta´, una descripción que comparten sus amigos del colegio al considerar a Juan como el papá más ´bacano´ de todos, porque les lee desde las aventuras de Tintín hasta libros sobre la naturaleza colombiana y de la evolución de las especies.

Es un lector consumado de todo lo que se le atraviese. Desde literatura hasta economía y todo lo que resulte en el periódico. También le encanta la música de Leonardo Fabio, Nino Bravo o Raphael; cuidar de sus tres perros; de la gata Blue y montar en moto.

“A Juan no le gusta pensar mucho de sí mismo y cree en que todos nos debemos esforzar para darlo todo. Por eso es crítico y siempre mira hacia afuera donde tiene muchos ídolos académicos y mentores como Michel Hermelin que, aunque ya no está, lo considera como su papá científico”, cuenta Mónica.

En EAFIT, el lugar en el que cumple 18 años de trabajo, sus compañeros lo describen como una las de las personas más alegres, jocosas y originales con las que se pueden topar. “Siempre encontrarás un saludo lleno de energía y risas”, dice Geovany Bedoya Sanmiguel, jefe del Departamento de Ciencias de la Tierra.

El directivo agrega que, gracias a este doctor en Ciencias del Mar y Oceanografía de la Universidad de Carolina del Sur, EAFIT ha podido establecer vínculos importantes con organizaciones e instituciones en el ámbito internacional que han sido valiosas para el crecimiento y consolidación del departamento, y que gracias a su capacidad de asombro y a las preguntas constantes que se realiza los estudiantes se enamoran más de sus carreras.

Para su colega María Isabel Marín Cerón, también docente de esta dependencia académica, esa mente abierta para trabajar de la mano de los grandes académicos en el mundo le ha permitido tener una amplia visión con la que puede identificar aspectos por mejorar en los proyectos del departamento y celebrar las buenas ideas de sus compañeros.

“Él es uno de nuestros líderes, ha sido gestor de los logros de esta unidad y ha promovido el trabajo interdisciplinario y la investigación. Toda esa pasión la irradia en sus estudiantes y la revierte con soluciones útiles para la sociedad”, apunta María Isabel.

Para él, uno de los logros más significativos que ha tenido en su recorrido profesional es el que le merece este reconocimiento. “Saber que llevamos las conclusiones que obtenemos de la ciencia aplicada a los tomadores de decisiones para la creación de políticas públicas, y que somos reconocidos por grandes grupos internacionales que trabajan en la misma área nos llena de mucha satisfacción”, cuenta Juan.

Además, destaca el apoyo que la Universidad le ha prestado durante sus años como investigador para lograr sus objetivos, las condiciones y la voluntad de los directivos para permitir que sus ideas puedan ser realidad, y la posibilidad de integrar en su trabajo a un equipo interdisciplinario que es a quienes considera debe llegar esta mención. “EAFIT es la plataforma para generar sueños y potenciar la investigación de alto nivel y eso es lo más fascinante que puede tener un docente”, puntualiza Juan.
Última modificación realizada el 11/10/2018 10:34 por Aura Maria Giraldo Murcia