Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2018Noticias Entrenos / AbrilLa calidad del aire y la gestión de riesgo se monitorea desde la casa Siata
05/04/2018

Espacios, cultura y bienestar

La calidad del aire y la gestión de riesgo
se monitorea desde la casa Siata


casa-siata-adentro1500.jpgEn esta casa se ubican las personas de las áreas de comunicaciones y educación, hidrología, meteorología y calidad del aire del Siata. 

• A pocos metros del campus eafitense, en el barrio La Aguacatala, se encuentra este espacio en el que cerca de 30 personas trabajan en el proyecto de ciencia y tecnología del Área Metropolitana que administra EAFIT. 

• El proyecto, que cuenta con aportes de EPM e Isagén, genera investigación y desarrollo de mejores instrumentos que favorecen el sistema de alertas tempranas. También se trabaja en componentes educativos y de trabajo con las comunidades. 


Monitorean la calidad del aire y los riesgos de desastres naturales como inundaciones o sismos; generan investigación y desarrollo; trabajan por tener más y mejores instrumentos que favorezcan al Sistema de Alerta Temprana de Medellín y del Valle de Aburrá (Siata). Sí, esto es lo que hace día a día el equipo de trabajo de este proyecto de Ciencia y Tecnología que ahora tiene un lugar contiguo a la casa cuatro de EAFIT, en el barrio La Aguacatala. 

Así es, muy cerca del campus universitario ahora están alrededor de 30 profesionales que, desde distintas áreas del saber, aportan al desarrollo de esta estrategia para la gestión de riesgos del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Alcaldía de Medellín. La iniciativa cuenta con el apoyo y los aportes de EPM e Isagén, así como con la gestión administrativa de EAFIT. 

“La Casa Siata surgió gracias al crecimiento y expansión que hemos tenido en los últimos años. Allí nos ubicamos personas de las áreas de comunicaciones y educación, hidrología, meteorología y calidad del aire, mientras que en la tradicional torre -que está ubicada en la zona del Estadio- está el equipo de telemetría, mantenimiento y sistemas”, explica Gabriel Velásquez Molina, comunicador del Siata. 

En total son 90 personas que desde sus capacidades aportan para que las intervenciones de los organismos de respuesta ante eventos extremos que amenacen la integridad de los habitantes sea oportuna y para que la toma de decisiones en el territorio se fortalezca. 

Este lugar, considerado como un área para investigación y desarrollo, cuenta con dos niveles para los grupos de trabajo. En el primero se ubican los profesionales que hacen parte del área administrativa; la oficina de Carlos David Hoyos, director del Siata; una sala de reuniones y algunos puestos aleatorios para quienes deben desempeñar sus funciones entre esta sede y la torre operativa.
 
En el segundo nivel se encuentran las personas que fortalecen los equipos de calidad del aire, geología y algunos integrantes del área de sistemas; así como servidores que respaldan la recepción de información y procesamiento de modelos para el análisis de condiciones ambientales.

“Estas nuevas instalaciones nos entregan más comodidad para el desarrollo de las funciones, resaltamos mucho la cercanía con la Universidad y el trabajo interdisciplinario y generación de conocimiento que nos permite la interacción con profesionales de otras áreas como Ciencias de la Tierra, Ingeniería Matemática e Ingeniería Física, con quienes ya adelantamos algunas estrategias investigativas”, señala la eafitense. 

casa-siata-afuera1500.jpg

Educación para las comunidades es clave 

De acuerdo con Ana María, uno de los grandes componentes del proyecto es desarrollar estrategias que lleven a las comunidades a apropiarse del conocimiento en este tema para que aprendan a leer la información que el sistema de alertas tempranas genera. 

Para eso, explica Gabriel, se adelantan una serie de capacitaciones en instituciones educativas y otros puntos de encuentro con niños, jóvenes y adultos de la ciudad en las que la gestión del riesgo se vuelve un tema interactivo, y pueden aprender y experimentar, a través de actividades lúdicas, las condiciones del territorio que habitan. 

“En otros espacios articulados con el Área Metropolitana trabajamos con la comunidad, instalamos sensores con alarmas en zonas de alto riesgo y les enseñamos a identificar las situaciones que pueden presentarse, cómo deben actuar ante estas y en qué puntos seguros pueden ubicarse”, añade el comunicador. 

De esta manera los habitantes de los territorios tendrán el conocimiento necesario para organizarse de acuerdo con la situación, convirtiéndose esta en una manera de mitigar riesgos, de evitar encender las alarmas y cuidar la vida de todos. 

Así es como trabajadores sociales, ingenieros electrónicos, comunicadores y personas de diversas disciplinas se articulan en lo que Ana María denomina un proyecto de alto impacto que busca salvar vidas y que impacta positivamente a la comunidad.

Última modificación realizada el 05/04/2018 14:07 por Bibiana Andrea Mona Giraldo