Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Noticias Entrenos / Agosto

Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2017Noticias Entrenos / AgostoDos nuevas patentes confirman la calidad de la investigación eafitense
15/08/2017

​Actualidad eafitense

Dos nuevas patentes confirman la calidad de la investigación eafitense


 De las 28 patentes con las que cuenta hoy la Institución se destacan las obtenidas por fuera de Colombia, en países como Estados Unidos y Japón.

• Ya son 28 las patentes para la Universidad y 2017 se proyecta como uno de los años más prolíficos en materia de obtención de estos registros, pues, en este año, se han recibido ocho.

• Las dos nuevas patentes de invención de EAFIT corresponden a un chaleco distribuidor de carga, que estará activa hasta 2034; y un implante que se adapta a la curvatura de la columna, que tiene vigencia hasta 2035.


Ambas tienen el mismo objetivo: cuidar del ser humano y de su salud. Sí, la primera es el producto del trabajo de investigadores del Departamento de Ingeniería de Diseño de Producto y la segunda es del Grupo de Investigación en Bioingeniería (GIB). 

Son las dos nuevas patentes de la Universidad con las que esta llega a sus 28 registros, justo el periodo (2017) en el que más logros de este tipo se han alcanzado. 

Félix Londoño González, director de Investigación EAFIT, destaca el panorama de la Universidad en esa área al manifestar que “se ha avanzado mucho en el proceso de protección y de registro de nuevas invenciones. Y estamos tratando de buscar la manera que esos resultados de investigación se puedan aprovechar y hacer transferencia a la sociedad”.

Un chaleco protector

La primera tiene que ver con un sistema de distribución de esfuerzos y protección corporal del que se verán beneficiados los transportadores de carga, gracias a la creación del Dispositivo de protección corporal para la manipulación de cargas pesadas que amortigua y distribuye las mismas para evitar lesiones, y que fue certificada por la Superintendencia de Industria y Comercio mediante la resolución número 47329, entregada el pasado 3 de agosto.

Los inventores son los ingenieros Ricardo Mejía Gutiérrez, Gilberto Osorio Gómez, Johana Milena Hoyos Ruiz y Jorge Andrés Restrepo Giraldo, pertenecientes al Grupo de Investigación en Ingeniería de Diseño (Grid) de la Universidad, quienes se encargan de generar soluciones aplicables al sector industrial. El proyecto de investigación está dirigido a solucionar el problema de transporte de postes eléctricos en zonas rurales 

Varios de ellos comenzaron a trabajar en este dispositivo desde 2011, cuando eran estudiantes del pregrado en Ingeniería de Diseño de Producto. “Después de ese desarrollo en pregrado, que estuvo a cargo del profesor Germán Gómez, con los estudiantes cuando ya se graduaron y que son coinventores, empezamos a trabajar bajo la modalidad de Jóvenes Investigadores de Colciencias. El objetivo en ese proyecto era rediseñar esa primera versión: un chaleco, que, además de ser protector, debía ser un distribuidor de carga”, anota el profesor Gilberto Osorio.

La principal relevancia de esta nueva creación, además de su desarrollo e innovación en diseño industrial, es su aporte a la salud ocupacional de los trabajadores del sector de transporte de carga, lo que garantiza el mejoramiento de la calidad de vida y de las condiciones laborales y productivas.

Este sistema de distribución de esfuerzos y protección corporal, explican sus creadores, disminuyen las lesiones músculo-esqueléticas a corto y largo plazo de los usuarios, ya que transfiere las cargas localizadas del tren superior hasta partes más fuertes del cuerpo como la zona lumbar, las caderas y la cintura. Este sistema permite soportar un mayor peso y acondicionar la espalda de forma correcta para maniobrar apropiadamente las cargas.

La invención es una solución unipersonal para el transporte de cargas que se hacen sobre los hombros y que puede ser útil en sectores como el industrial o el de construcción. El sistema consiste de un chaleco, que garantiza la estabilidad para transportar cargas inferiores a 100 kilogramos, acompañado de una estructura rígida que se extiende desde la parte superior de los hombros hasta la zona lumbar.

“Esta iniciativa ha pasado por todas las fases de un proyecto de investigación. Lo más importante es su integralidad, porque de un mismo proyecto se han derivado cuatro productos de propiedad intelectual, de hecho, de esas cuatro solicitudes, tres ya han sido concedidas: dos diseños industriales y esta patente”, afirma Ricardo Mejía, director del Grid.

Las vértebras de la columna también se benefician

Un implante que se adapta a la curvatura de la columna y se puede crear a la medida de cada paciente, algo novedoso en el sector de la salud, es la otra patente de invención que se recibió en los últimos días. La idea, denominada Implante para reemplazo vertebral, se gestó en el Grupo de Investigación en Bioingeniería (GIB).

En el documento, que tiene fecha del 3 de agosto de 2017, se reconoce la labor de los inventores Santiago Correa Vélez, Juan Felipe Isaza Saldarriaga y Carlos Mario Jiménez Yepes.

Y es que cuando es necesario reemplazar una vértebra de la columna de un ser humano se suelen presentar inconvenientes relacionados con la medida. No es tan sencillo encontrar un reemplazo que se acomode a las necesidades del paciente, pero esa situación se puede resolver con este implante que, según Santiago Correa Vélez, investigador de EAFIT que hace parte del grupo, no solamente se adapta a la curvatura natural que tiene la columna, si no que se puede hacer a la medida de cada paciente.

Esa personalización, dice el investigador, tiene grandes ventajas relacionadas con los costos de los dispositivos y con la seguridad del paciente. En un procedimiento de reemplazo de vértebra los cirujanos deben probar una o varias piezas hasta encontrar la que mejor se acomode al espacio. Cada pieza puede tener un precio que puede rondar los seis millones de pesos y si se prueba y no es la más adecuada se debe desechar.

La patente, que tiene vigencia hasta el 19 de noviembre del año 2035, aporta a la seguridad porque con una pieza a la medida, sin necesidad de probar una o varias, se reduce el tiempo de exposición de la columna vertebral, con los riesgos de infección o fuga de líquidos que eso implica.

Por esas ventajas los investigadores ven un buen futuro de este implante, que se incluirá en la lista de productos de la spin off de EAFIT Customlife, en la que se comercializan otros creados en asocio con la Universidad CES y la Universidad de Antioquia como implantes craneales, maxilofaciales y Stent cerebral a la medida.

La patente de invención de este dispositivo, que se concibió en el polímero Peek para que sea amigable con el hueso con el que estará en contacto, cumple con la función académica de demostrar que la investigación que se hace en la Universidad trasciende sus espacios y llega a la sociedad, tal como dice Santiago Correa.

Última modificación realizada el 15/08/2017 11:18 por Manuel Alejandro Gomez Rueda