Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2014SeptiembreÉbola, un virus sobre el que hay que estar informado
10/09/2014

Opinión

Ébola, un virus sobre el que hay que estar informado


Por: Alberto Pérez Moreno, médico del Departamento de Servicio Médico y Salud Ocupacional.
Este profesional de la medicina amplía y explica la información sobre esta enfermedad, que es hoy tendencia en los medios de comunicación.

• Esta enfermedad adopta el nombre de un río que recorre la República Democrática del Congo. La fiebre hemorrágica del Ébola, que aparece entre cinco y 12 días después del contacto con el virus, es contagiosa.

• Aunque no se conoce la presencia de casos en el país, el profesional explica cómo prevenir la enfermedad, adoptando medidas que disminuyan el riesgo de transmisión.

Ébola es el nombre de un río que recorre la República Democrática del Congo, en África. Sin embargo, por estos días esa denominación se escucha con frecuencia en la voz de quienes se refieren a la enfermedad.
 
Esta, altamente contagiosa, es ocasionada por un virus que afecta a seres humanos y a otras especies de mamíferos. Inició en la región de África occidental con una alta morbilidad y mortalidad pero, desde hace poco, se escucha sobre otros casos en otras naciones.
 
Por esto, y aunque no se conoce sobre ningún caso de aparición en el país, es importante conocer la enfermedad, los síntomas y las formas de prevenirla.
 
El Ébola es un virus de la familia Filoviridae y del género filovirus. Las cepas son Ébola Sudán, Zaire, Reston, Taiforest, Bundibugyo. En 1976 hubo una primera epidemia de fiebre hemorrágica, causada por este virus, con una tasa de mortalidad cercana al 92 por ciento.
 
Se desconoce cuál fue el primer caso, pero existen algunos factores de riesgo como rituales o ceremonias de inhumación donde las personas entran en contacto directo con un cadáver. Además, los murciélagos frugívoros son huéspedes naturales del virus en África.
 
La enfermedad se transmite, en organismos vivos o muertos, por contacto directo con líquidos corporales como sangre, saliva, sudor, orina o vómito, infectados por el virus. Esta tiene un período de incubación de dos a 21 días, pero normalmente aparece entre cinco y 12 días.
 
Cuando hay muerte es por hipotensión arterial (shock), más que por la pérdida de sangre. Entre las medidas que se toman ante la aparición del virus está el que el paciente sea hospitalizado y, es muy probable, la atención desde cuidados intensivos. Los problemas de sangrado pueden requerir transfusiones de plaquetas o plasma fresco.
 
A la fecha, se estudian los medicamentos que pudieran combatir el virus (antivirales) de una forma adecuada. Sin embargo, no hay registros de que exista una cura contundente contra el virus del Ébola.
 

Síntomas y la forma de prevención

Los síntomas muestran un cuadro clínico variable con fiebre, mialgias, fatiga, dolor de espalda y, a la semana del contagio, aparece un brote o erupciones en piel y las mucosas, que comienzan con hemorragias debido a compromiso de la cadena de coagulación de la sangre.
 
Una forma de prevención es evitar visitar los lugares en los que hay presencia de la enfermedad. Así mismo, usar ropa hospitalaria, guantes y máscara al estar en torno a pacientes enfermos, pues esto disminuirá el riesgo de transmisión.
 
Además, las personas que cuidan de los enfermos infectados por el virus deben atender las medidas de bioseguridad.
 
Y, si fuera el caso, se debe hacer el control de factores de riesgo como rituales y ceremonias que sean foco de contagio, así como un manejo preventivo con los murciélagos.
Última modificación realizada el 22/09/2014 10:04 por Bibiana Andrea Mona Giraldo