Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2013SeptiembrePor las dependencias / Un conversatorio para analizar las funciones y responsabilidades del docente universitario

Por las dependencias

Un conversatorio para analizar las funciones y responsabilidades del docente universitario

Los dos profesores invitados visitaron la Universidad con seis docentes más de la Licenciatura en Educación de la Universidad de la Serena, de Chile. Artículo colaboración de Isabel Cristina Montes Gutiérrez, asistente de la Dirección de Planeación.

• El lunes 23 de septiembre se realizó, en el Laboratorio para la Innovación y el Aprendizaje, el conversatorio Funciones y responsabilidades del docente universitario en el aprendizaje de los alumnos. Algunos empleados docentes y administrativos asistieron.

• En el encuentro hicieron presencia Carlos Calvo y Silvia Lopez de Maturana, de la Universidad de la Serena, de Chile, quienes hicieron reflexiones en torno al proceso enseñanza-aprendizaje.

 
Le dice un niño a su profesor: “Profesor, por qué yo pinto cuando usted me dice pinte”. Este es uno de los ejemplos que puso Carlos Calvo, director del doctorado en Educación de la Universidad de la Serena, de Chile, durante el conversatorio Funciones y responsabilidades del docente universitario en el aprendizaje de los alumnos, que se realizó el lunes 23 de septiembre en el Laboratorio para la Innovación y el Aprendizaje, y en el que se reflexionó sobre esta labor de los profesores.
 
El encuentro, organizado por la Dirección de Formación Integral y en el que estuvo Silvia Lopez de Maturana y seis profesores de la Licenciatura en Educación de esta universidad chilena, tuvo como objetivo aportar sugerencias y reflexiones ante la creciente necesidad de focalizar, profundizar y darle una mayor atención al ejercicio docente en la Universidad, con miras a fortalecer su excelencia.
 
En el desarrollo de esta charla se cuestionó la educación escolarizada, entendida como un proceso en el que el estudiante repite las relaciones preestablecidas históricamente, entonces llega a la escuela o la universidad a aprender la ciencia hecha por otros, la literatura hecha por otros. Las pruebas están hechas de una forma y se le pide al estudiante que repita lo que está en el texto.
 
Carlos, quien es Ph.D. en Educación, de Stanford University, manifestó que, más de un proceso de memorización, la educación es un asunto de creación de relaciones posibles. “¿Qué implica esto? Que yo como profesor nunca podré saber qué es lo que está pensando o relacionando mi estudiante, porque el profesor está dando insumos, desafiando, provocando, asombrando con un misterio al educando”, comentó. 
 
Y agregó: “¿Qué relaciones hace el estudiante en su proceso de aprendizaje? No lo sabemos. Alguna vez el profesor de Albert Einstein lo provocó y él se montó en un rayo y se fue volando. Si hubiera repetido a sus maestros, Einstein no hubiera sido Einstein, lo fue porque rompió con el esquema y se fue pensando otra cosa. Estableció nuevas relaciones que en ese momento eran posibles, pasado un tiempo las puso a prueba, y eso luego fue realizable”.
 
Esta secuencia de lo posible, a lo probable y a lo realizable debe ser el patrón que se aplique desde la educación infantil hasta los posdoctorados. En que cada persona, según los invitados al conversatorio, juega en una tensión maravillosa entre el saber y la ignorancia; y esa ignorancia producto del saber es más valiosa, tal vez más que el mismo conocimiento.
 

No basta con enseñar para que el “otro” aprenda

Según Carlos Calvo, el estudiante tiene la ocurrencia de una relación, y muchas veces los profesores dicen: “Esto es ridículo, es absurdo, no funciona…”. Pero, es importante resaltar que los grandes científicos muestran que su vida ha estado marcada más por fracasos que por éxitos, y cuando logran algo, aducen que lo encontraron fortuitamente.
 
Por su parte, Silvia, quien es doctora en Pedagogía de la Universidad de Valencia, España, resaltó que “no basta con que yo enseñe para que el otro aprenda”. Para ella enseñar y aprender son dos procesos distintos que, generalmente, se asumen como uno solo, incluso las personas se refieren al proceso de enseñanza-aprendizaje como si fuera causa-efecto. 
 
En este sentido, el rol del profesor es ponerse en el estilo cognitivo de sus estudiantes y enseñar el misterio que los alumnos empiecen a tejer un entramado de relaciones que va constituyendo su saber y lo pongan a prueba.
 
Por último, Carlos invitó a los profesores a mejorar lo que hacen bien o piensan que hacen bien en el salón de clase. También los invitó a analizar cómo es su relación con los estudiantes.
 
“Muchas veces, el profesor invisibiliza a los estudiantes, no los mira a los ojos para volverlos visibles. ¿Qué está mirando el alumno? Lo está mirando a usted, lo está escuchando y está viendo que usted pasa la mirada por encima y el ambiente en el aula de clase es un intento desesperado de los alumnos por llamar la atención del profesor”, señaló Carlos.
 
Finalmente, el proceso educativo debe ser genuinamente desafiante. Sin embargo, no se trata de confundir el desafío con hacer tareas que son una complicación que el estudiante no entiende.
Monitoras Web EAFIT
Última modificación realizada el 06/03/2018 17:35 por Monitoras Web EAFIT