Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2013SeptiembreOpinión / Una mirada a la celebración del primer centenario de la Independencia de Antioquia

Opin​​ión

Una mirada a la celebración del primer centenario de la Independencia de Antioquia

Por: María Isabel Duarte Gandica, coordinadora de la Sala Patrimonial​

María Isabel es la encargada de la Sala de Patrimonio Documental, del Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas.

​• La historiadora hace un recuento sobre la celebración de los primeros 100 años de este suceso departamental que, en 2013, cumple dos siglos de acontecido.


•​ Publicaciones, fiestas, homenajes, estatuas de los próceres, inauguraciones de nuevos lugares en la ciudad son algunos de los hechos que marcaron esta celebración.


A principios del siglo XX, el país estaba arruinado por la Guerra de los Mil Días, había perdido a Panamá y políticamente era inestable. En Antioquia, una vez terminada la guerra, la minería del oro se reactiva al lado del desarrollo de nuevas  técnicas para la explotación y el carbón ingresa como nuevo renglón de la economía minera. 

El café se consolida como el primer producto de exportación regional y nacional, se construyen nuevas líneas del Ferrocarril de Antioquia, los caminos crecen y acercan el campo a la ciudad y al Departamento con Colombia. El comercio creció paralelo con la industria minera y fue la manera de consolidarse una clase acaudalada, con fuerte influencia política y social. 

Pero, a pesar de que existía la manufactura artesanal, solo hasta finales del siglo XIX, la industria comienza a aparecer en Antioquia y se consolida en la primera mitad del nuevo siglo. Muchos de los dueños de estas empresas eran comerciantes ricos, quienes invirtieron y crearon fábricas de cerveza, cigarrillos y tabacos, textiles, loza, fundiciones, alimentos, editoriales, máquinas para minería, café, calzado, entre otros.  

En política y administración pública, Antioquia manejó cierta autonomía con respecto al gobierno central y estaba en manos de las clases altas con muy poca participación de otros sectores sociales. Predomina el Partido Conservador en la región y el Partido Liberal tiene algunos adeptos dentro de los obreros y las clases sociales menos favorecidas.   

Bajo este panorama, el gobernador Clodomiro Ramirez y la Asamblea Departamental, mediante ordenanza 5 del 26 de marzo de 1913, ordenan la celebración del primer Centenario de la Independencia de Antioquia, para lo que destinan 11.500 pesos oro.

Este dinero se distribuyó para la Ciudad de Antioquia y la junta del Centenario; el levantamiento de una estatua de Juan del Corral en uno de los parques de Medellín para erigir una estatua de Simón Bolívar que sería inaugurada el día del Centenario de la Independencia de Antioquia; también se destinó a una junta nombrada por el Gobernador para la celebración de la fiesta en la que se premiaría el mejor trabajo histórico presentado a un concurso. 

Poco se sabe de los programas oficiales, pero en las revistas y periódicos de la época, se registraron algunas celebraciones.

Por el acuerdo No. 71, de junio de 1913, se crea la Inspección Quinta Municipal, debido a la necesidad de tener limpio a Medellín para la celebración del  primer Centenario de la Independencia de Antioquia el 11 de agosto de 1913. 

Así mismo, hubo una solicitud para que, durante las fiestas, no transitaran por las aceras personas con bultos y otros objetos que impidan el paso de los demás y que entren animales al centro de la ciudad. 

Otras celebraciones

La Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín y la junta organizadora de la celebración del Centenario, gracias a los auxilios económicos del Gobierno Nacional y aportes del departamento, compraron la finca El Edén, con la idea era hacer un parque de diversiones y un bosque que fuera con el tiempo, un pulmón para Medellín, el que se crea el 11 de agosto de 1913 con el nombre de Bosque Centenario de la Independencia, conocido como el Bosque de la Independencia o El Bosque y hoy en día, como el Jardín Botánico. 

En 1912, el artista Francisco Antonio Cano diseña la Moneda del Minero, que fue emitida por la Casa de la Moneda de Medellín en 1913, con motivo del primer Centenario de la Independencia de Antioquia. Así mismo, existen varias versiones de que su famosa pintura Horizontes fue encargada para conmemorar el primer siglo del Acto de Independencia. 

También surge la Sociedad Antioqueña de Ingenieros el 17 de agosto de 1913 para celebrar el primer Centenario, cuyo primer presidente fue el ingeniero Juan de la Cruz Posada y Mariano Roldán, como secretario. 

La junta del Centenario invitó a los visitantes extranjeros a un paseo a la finca El Diamante ubicada en El Poblado, propiedad de la familia Vásquez Uribe, donde se ofreció un concierto del Quinteto Vidal y de la Lira Antioqueña.

Medellín fue escenario para el desfile de carros alegóricos, que salió de la catedral de Villanueva, recorrió la calle Junín, las avenidas de la quebrada Santa Elena, la calle de Colombia y terminó en el Parque de Berrío. El primer premio lo obtuvo el carro Paz y Trabajo y se destacaron los de La raza antioqueña, industria pecuaria, Coronación de Atanasio Girardot, Mercurio Dios del Comercio, La Joven Antioquia, La Bella Quirocita, entre otros.  

En la Plazuela de San Roque se construyó un parquecito y se inauguró en las fiestas del Centenario de la Independencia de Antioquia.

Rinden homenaje en Rionegro a Juan del Corral y José María Córdoba y se proyecta erigir una estatua a Liborio Mejía. Se hicieron fiestas, bailes, banquetes, paseos, la apertura de la Casa de la Moneda, se inauguraron nuevos trayectos del Ferrocarril de Antioquia, se colocó la primera piedra del Hospital San Vicente de Paul, hubo sesión solemne de las academias de Historia, de Medicina y Jurisprudencia… 

Pero también encontramos en algunas revistas de la época, homenajes al primer Centenario. El Gráfico de Bogotá, en el número 46, de agosto 16 de 1913, escribe el artículo Vaya por Antioquia, donde destacan la aparición de la palabra “regionalismo” y el significado de ser antioqueño en la celebración de las fiestas del Centenario.   

El Repertorio Antioqueño (publicado por la Academia Antioqueña de Historia), en su edición de agosto de 1913 números 5-8, hace un homenaje a los próceres de la Independencia de Antioquia. Transcriben los documentos administrativos y legales desde 1811 hasta 1813, relativos al proceso de la Independencia de Antioquia y la biografía de los héroes que participaron en el mismo.  

Así mismo, el Boletín de Historia y Antigüedades de la Academia Colombiana de Historia, rinde homenaje a la Independencia de Antioquia en la revista número 99 de agosto de 1913, con la publicación del acto de Independencia  y una biografía de algunos héroes que participaron en el proceso. 

En el número 13 de septiembre de 1913, la revista Notas Regionales, publicada por el Liceo Gutiérrez González de Sonsón, dedica ese ejemplar a la memoria de los ilustres próceres antioqueños en el primer Centenario de la Independencia de Antioquia. 

En primer lugar, la revista, con el apoyo del Concejo Municipal, organizó una exposición municipal de artes e industrias, publicó el programa completo de las festividades y festejos del Centenario en el municipio, discursos e informes de las celebraciones. 
Monitoras Web EAFIT
Última modificación realizada el 12/09/2013 10:19 por Monitoras Web EAFIT