Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2013MarzoActualidad eafitense / Las universidades del G8 reflexionan acerca del papel de la información en el siglo XXI

​Actualidad eafitense

​Las universidades del G8 reflexionan acerca del papel de la información en el siglo XXI

​El simposio cuenta con la participación de conferencistas de países como España, Estados Unidos y Brasil, en temas como el modelo de bibliotecas para el siglo XXI y las ciudades inteligentes.

​• El evento, que comenzó el miércoles 20 de marzo, irá hasta este viernes 22 y cuenta con la organización de varias universidades, entre estas EAFIT. El espacio de encuentro se da en el Aula Magna, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

• Juan Luis Mejía Arango, rector de la Institución, hizo, en la inauguración, un recorrido histórico sobre los soportes de la información y habló de los retos de las universidades y las bibliotecas para lograr la transmisión de conocimiento y la generación del mismo.

En medio de la avalancha de información a la que las personas pueden acceder todos los días es necesario hacer una diferenciación entre la cantidad de datos existentes y la creación del conocimiento, pues este último solo surge tras un largo proceso de análisis y de clasificación.

Esta fue una de las conclusiones más destacadas de la primera jornada del Simposio Internacional El papel de la información en la sociedad del siglo XXI -que comenzó el miércoles 20 de marzo-, y que organiza el G8 Bibliotecas, entidad que conforman ocho universidades de la ciudad, entre estas EAFIT.
 
El escenario fue el Aula Magna de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), sede del evento. El simposio se realizará hasta este viernes 22 de marzo y allí se ofrecen 16 conferencias que cuentan con la participación de expertos nacionales e internacionales.
 
En la inauguración participó Juan Luis Mejía Arango, rector de EAFIT, quien después de hacer un recorrido a través de la historia de los soportes de la información, desde las primeras civilizaciones, concluyó con los retos que deben abordar hoy universidades y bibliotecas para lograr la transmisión de conocimiento y generación del mismo, en medio de la cantidad de posibilidades informativas existentes.
 
“La aparición de Internet se convierte en uno de los puntos de quiebre para el conocimiento, pues cambia todo el panorama. Hoy nos preguntamos cómo antes vivíamos sin Google, pero también debemos cuestionarnos por cómo lo usamos, y cuál es la manera más adecuada de aprovechar esta herramienta para generar conocimiento”, afirmó el Rector.
 
Una imagen resumió esta historia: una tableta en piedra con un sistema de escritura antiguo al lado de una tableta digital actual. “Empezamos y terminamos con la misma referencia”, dijo el directivo después de haberse referido a la aparición del papel, la tinta, la biblioteca de Alejandría, la imprenta y, finalmente, la creación del ordenador, Internet y las herramientas que hoy permiten a cualquiera obtener y difundir información.

 
Las redes

Uno de esos aciertos de la tecnología, así como de sus usos más significativos para el conocimiento, es la posibilidad de conectar científicos interesados en determinados desarrollos y saberes alrededor del mundo, con lo que se superan barreras geográficas y temporales.
 
Hoy es posible acceder a la información en tiempo real por un número ilimitado de personas, gracias a las redes colaborativas que hacen más fácil y enriquecen el intercambio de conocimiento y aumentan las posibilidades de hallazgo científico.
 
Así lo expresó Lucas Adolfo Giraldo Ríos, director ejecutivo de la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (Renata), que cuenta con 152 universidades integrantes en el país, y se encarga de establecer relaciones entre investigadores provenientes de estas en país, pero también con pares en el resto del mundo.
“Las tecnologías de la información pueden influir en el espacio de manera positiva o negativa. Unen dos términos, las tecnologías de la comunicación y las de la información, de manera que esta unión puede generar un conjunto de conocimientos que permiten diseñar y crear bienes y servicios para satisfacer necesidades”, explicó Giraldo Ríos.
 
La propiedad intelectual fue otra preocupación que se abordó en el evento, pues con las facilidades de replicar información de la sociedad actual, se convirtió en un problema que las legislaciones del mundo empiezan a discutir y afrontar, discusión que se inició en Colombia pero que todavía está pendiente.
 
“Los derechos de autor son una facultad del creador para controlar su obra que debe respetarse, por eso es necesario regular y limitar. Lo que sucede es que pese a la igualdad aparente que tienen los países en Internet, el abismo del conocimiento entre quienes tienen presupuestos vigorosos para el conocimiento y los que no, sigue siendo muy amplio, por eso se requiere voluntad política para seguir avanzando”, indicó Fernando Zapata López, director del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe.
 


Luis Alejandro Cardenas Franco
Última modificación realizada el 24/04/2013 10:19 por Luis Alejandro Cardenas Franco