Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2012SeptiembreActualidad eafitense / Las políticas y prácticas para un buen gobierno

​Actualidad eafitense

​Las políticas y prácticas para un buen gobierno

​Es importante, para el buen desarrollo de las actividades académicas y administrativas, conocer las pautas que se establecen en la declaración de estos principios.

​• Continúa la socialización de los contenidos de la Declaración de Principios de Gobernabilidad y Administración de EAFIT. En esta oportunidad se abordan las políticas y prácticas de buen gobierno.

• De estas hacen parte la autoevaluación y la calidad, el bienestar universitario, la participación estudiantil, el cuidado del medio ambiente, la información, la comunicación y la anticorrupción.

 
Una declaración: “Garantizar el pleno ejercicio de la transparencia en la gobernabilidad y administración de la Universidad”. Y un norte: Dotar de un sistema de buen gobierno a la Institución, inspirado en la filosofía consagrada en sus Estatutos.
 
Estas son algunas de las líneas que se pueden leer en la Declaración de Principios de Gobernabilidad y Administración, aprobada por el Consejo Superior, el 21 de abril de este año, y en la que se fijan pautas para prevenir y solucionar conflictos de intereses, así como para garantizar la claridad en la gobernabilidad y la administración de la Institución.
 
Este documento, que surgió después de que el Consejo Superior realizara algunas revisiones de las normas eafitenses y de las de otras instituciones de educación superior del país, así como de directrices mundiales, busca orientar los comportamientos de los miembros de la comunidad universitaria en razón de las actividades académicas y administrativas en las que participan.
 
“A nosotros nos complace mucho este trabajo porque, en un documento, se formaliza la intención de mantener la filosofía, el pensamiento, los valores y los principios de los fundadores de la Universidad. Así, quien quiera evaluar a EAFIT, lo podrá hacer a la luz de este texto”, señala Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez, fundador y miembro del Consejo Superior.
 

Los ejes del buen gobierno

La naturaleza, la definición de propósitos y los órganos directivos de una organización definen el concepto de gobernabilidad. También lo determinan las responsabilidades, la estructura administrativa y los mecanismos de autorregulación y control que se establecen.
 
Y la práctica de un buen gobierno está sustentada, en el caso de EAFIT, en siete políticas: la autoevaluación y la calidad, el bienestar universitario, la participación estudiantil, el cuidado del medio ambiente, la información, la comunicación y la anticorrupción.
 
La autoevaluación y la calidad son concebidas como ejes del mejoramiento continuo en los procesos de academia, de investigación y de proyección social. Por esto, los objetivos trazados por la Institución se contrastan, de forma permanente, con los desarrollos alcanzados y con los retos del entorno.
 
Es, entonces, un mecanismo que permite estar en la búsqueda de la excelencia. “La autoevaluación la consideramos como uno de los principios más importantes que se tienen para una buena gobernabilidad y una buena administración”, apunta Juan Rafael Cárdenas.
 
El otro componente es el bienestar universitario, entendido como una construcción social permanente, en la que se promueve una cultura reflexiva, de descubrimiento de habilidades, de cuidado del cuerpo y la mente, de formación de hábitos de convivencia y de aprovechamiento del tiempo libre, entre otros.
 
La tercera política establece la naturaleza de los grupos estudiantiles, así como su desarrollo, participación y responsabilidades en los contextos universitarios en los que ejercen su acción.
 
Otro eje que define el documento como fundamental para el buen gobierno es el compromiso de la Institución con el cuidado de la biodiversidad y el medio ambiente, no solo desde su apuesta por reducir su huella de carbono, sino como promotora de una mayor responsabilidad frente al tema y como agente solidario con quien fomente iniciativas al respecto.
 
La información y la comunicación conforman el quinto y el sexto eje de un buen gobierno, respectivamente. En el primero se expresa la capacidad institucional para entregar a la sociedad información clara, confiable y oportuna, y define lo que para EAFIT es información confidencial, secreto industrial, acuerdo de confidencialidad, confidencialidad y uso de símbolos eafitenses.
 
El segundo alude a la vocería de la Universidad ante los medios de comunicación, que está, en primera instancia, liderada por el Rector. También especifica que las posiciones individuales de los integrantes de la comunidad universitaria deben ser a título personal.
 
Por último, la política de anticorrupción está enmarcada en el compromiso con el Pacto Mundial. “En las políticas de anticorrupción queremos que la Universidad se cuide mucho y que sea un ejemplo en este comportamiento, tanto en el campo académico como en el administrativo”, aduce el directivo.
 
Así, estos principios, más allá de orientar el desarrollo de la vida institucional, son una manifestación de la excelencia y la transparencia con las que se quieren hacer las cosas.
 
 
Luis Alejandro Cardenas Franco
Última modificación realizada el 22/04/2013 9:26 por Monitoras Web EAFIT