Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
Intranet EntrenosIntranet Entrenos / NoticiasNoticias 2012MayoEspacios, cultura y bienestar / Hacia una política de integridad académica

​Espacios, cultura y bienestar

​Hacia una política de integridad académica   

​La comunidad eafitense acudió al evento de cierre del componente comunicacional de esta iniciativa institucional. Crew Peligrosos y Alcolirykoz fueron los invitados.

 • Este es uno de los retos que se traza el proyecto Atreverse a Pensar que realizó ayer el cierre del componente comunicacional. También se hizo un balance del impacto y significado de esta propuesta.

• En la clausura también se conocieron los ganadores del concurso Tómate un minuto para pensar. Además, hubo una presentación de Alcolirykoz y Crew Peligrosos.


Las cifras hablan por sí solas: 57 menciones en medios de comunicación del país, 575  twits, 6 cine foros, 2.680 asistentes a las conferencias, 1.028 encuestas a estudiantes y empleados, 25 socializaciones de este estudio, 14 charlas en entidades externas y cerca de 8.000 piezas de campaña.

Estos son solo algunos de los indicadores que se escucharon, ayer 16 de mayo, durante el cierre del componente comunicacional del proyecto Atreverse a Pensar, iniciativa institucional que, por cerca de un año, invitó a la comunidad eafitense a hablar, debatir y reflexionar sobre cultura de integridad, respeto y responsabilidad, a través de sus tres fases: El culto a la viveza, Ética y academia, y Cultura ciudadana.

En el acto, al que asistieron directivos, miembros gestores del proyecto, empleados docentes y administrativos, estudiantes y público en general, el rector Juan Luis Mejía Arango hizo un balance de lo que ha sido este recorrido, que se generó en un momento de la historia del país en el que, precisamente, se hablaba de altos índices de corrupción.

“EAFIT puso el dedo en la llaga ante un asunto que es crónico en Colombia. Y lo hizo cuando sintió que se presentaban con mayor frecuencia actos de irresponsabilidad académica en la Institución. A la par, al país le reventó en la mano el problema de la corrupción, siendo esta coincidencia, entre ambas situaciones, la que permitió que este proyecto tuviera el vuelo necesario para hacerse escuchar”, dijo en su intervención.

El directivo recordó que Colombia ocupó, en 2011, el puesto número 80 en el listado internacional de naciones transparentes, con un puntaje de 3.4, sobre 9.5 que obtuvo Nueva Zelanda. Pero, lo más preocupante, es que, año tras año, se desciende más en este indicador.

“Lo mismo ocurre con la encuesta de reputación que contestaron 42.000 empresarios de los naciones pertenecientes al G8, donde el país está en un lugar muy inferior”, apuntó el Rector y añadió que, al interior, el Estado evaluó 13 puntos críticos que debe solucionar, y la corrupción aparece como el tema prioritario.
De igual forma, mencionó que los países que tienen más alto desempeño académico son, a su vez, los más transparentes, por lo que es evidente que la ética ciudadana está íntimamente ligada a los comportamientos académicos.

“Es por esto que quisimos alzar la voz para generar cambios profundos en la sociedad, porque consideramos que es nuestra responsabilidad como institución educativa pronunciarnos al respecto y hacer una mirada a las causas del problema”, adujo el Rector.

Los logros

Quienes asistieron a la clausura del componente comunicacional de Atreverse a Pensar pudieron ver los logros alcanzados por esta propuesta.

Algunos de estos fueron: el haber llegado a la sociedad a través de los medios de comunicación; el poder trascender a otras organizaciones, que se motivaron a escuchar y a replicar el proyecto; y el obtener un mayor control por parte de los docentes ante situaciones que representaron deshonestidad académica en la Institución.

Otros asuntos que se destacaron fueron la participación de la Universidad como miembro del Centro Internacional de Integridad Académica (con sede en Estados Unidos y Canadá), siendo la primera en Colombia en hacer parte de esta organización.

“También se logró iniciar la reforma del Reglamento Académico y consolidar una política de integridad académica que se encuentra en el documento Principios de gobernabilidad de la Institución”, indicó el Rector.

El evento también fue la oportunidad para agradecer el compromiso de muchas personas que permitieron que en el campus y en las aulas de clase se replicara la propuesta.

“La receptividad y la disposición, tanto de estudiantes como de empleados, hacia la generación de una opinión pública y de un pensamiento crítico nos llenan de orgullo”, manifestó en su discurso.

¿Y qué es lo que sigue? Sistematizar el proyecto; consolidar esta política de integridad académica; continuar fortaleciendo las alianzas estratégicas; y seguir, desde lo educativo, difundiendo este mensaje de forma permanente.

“Este proyecto logró un impacto importante. Podemos decir que estamos en el kilómetro cero, pero queremos resultados y eso requiere de persistencia, constancia y una evaluación continua en el tiempo”, expresó el Rector.
 

Ganadores del concurso y una sorpresa

 Fueron 16 los videos que participaron en el concurso Tómate un minuto para Atreverte a Pensar. De estos, ocho fueron conocidos por los asistentes y solo cuatro lograron ser premiados.
Con mención de honor fue calificado el video de Laura Gómez Cardeño. El tercer lugar fue para Jeffrey Winchell Simpson, el segundo puesto lo obtuvo Alejandro Ávila y el primero fue para Santiago Hernández Espinosa.

Estos estudiantes lograron con sus propuestas cumplir con las indicaciones del concurso y mostraron cómo los afecta la deshonestidad académica de una forma creativa.
Una sorpresa, al estilo hip hop, sorprendió a los asistentes después de la premiación de los ganadores del concurso. Crew Peligrosos y Alcolirykoz fueron los invitados que, con música y baile interpretaron La fábrica de errores, una melodía compuesta especialmente para el proyecto.

Este es el video de la clausura

 

Luis Alejandro Cardenas Franco
Última modificación realizada el 22/04/2013 9:52 por Luis Alejandro Cardenas Franco