Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

Aprendizaje / Dirección de Formación Integral Skip Navigation Linksexcelencia-docente-2017 Excelencia docente 2017

Excelencia docente 2017

Premio Excelencia Docente - Escuela de Administración


“Meterse las manos en los bolsillos para disimular los nervios”. Ese fue el tip que su padre le enseñó cuando iba a ofrecer, hace 10 años, su primera clase de costos para la toma de decisiones. Y aunque no olvida ese primer consejo, ahora la manera en que Juan Esteban Escalante Gómez se desenvuelve en el aula muestra cómo los nervios se han retirado para dar paso a la experiencia y el compromiso de un eafitense que ha encontrado en la docencia su razón de ser, lo que se nota en la manera de comunicarse con sus estudiantes, y generar en ellos el interés por el conocimiento y la pasión por su profesión.

Lo que nunca ha cambiado en esta década es la construcción con sus estudiantes de una relación basada en el respeto, la ética, la disciplina y el ejemplo, lo que ha permitido que exista un entorno donde sientan la confianza para preguntar o para decir “profe, no entendí”.

Y es que este ingeniero de producción, magíster en Administración y en Gerencia de Proyectos, y estudiante de doctorado en Administración Estratégica de Empresas es de esos profes que no le importa explicar 100 veces un mismo concepto porque su preocupación principal no es que aprueben su asignatura, sino que se lleven un aprendizaje para toda la vida con el que puedan materializar sus sueños, convertirse en seres íntegros, y generar nuevas oportunidades de progreso para ellos, para los otros y para el país.



Premio Excelencia Docente - Escuela de Economía y Finanzas


Que no le engañe el apelativo de “chica micro” que se ha ganado gracias a su pasión y experiencia en los temas de microeconomía, porque su labor de enseñarlos, compartirlos y transmitirlos con sus estudiantes es toda una labor “macro”; y EAFIT ha tenido la fortuna de contar, durante los últimos 16 años, con la vocación y el compromiso de esta economista industrial, especialista en Organización Industrial y Regulación Económica, y magíster y doctora en Economía.

Una gestión que, según ella misma, ha podido enriquecer todos los días gracias a la vitalidad y la curiosidad de quienes se acercan a sus cursos con las ganas de entender los fenómenos económicos, sociales y políticos que los rodean, y la mejor manera de ayudar a las comunidades con conocimientos técnicos, pero también con valores y principios éticos.

Para Mery Tamayo la docencia es una lección diaria de humildad y de empatía. De humildad para convertirse en la guía que oriente a sus estudiantes en su propio proceso de aprendizaje, responsable, riguroso y disciplinado; y de empatía para entender que la dimensión de un alumno no solo se limita a la académica, sino que es necesario empoderarlo como ser humano integral, y brindarl las herramientas necesarias para que continúe transformando las diferentes realidades y dinámicas sociales de las que provienen.


Premio Excelencia Docente - Escuela de Ingeniería


Diseñar un vehículo que se desplace a una distancia preestablecida mediante el control de una reacción química o predecir la velocidad a la que ocurre una reacción química empleando sustancias caseras, entre otros ejemplos. Santiago Builes Toro está convencido de que las personas les toman cariño a los conceptos cuando puede ver su aplicación en la vida cotidiana, por eso sus clases de diseño de reactores también están llenas de ejemplos, analogías, dinámicas didácticas y pedagógicas que facilitan su aprendizaje, no para un examen, sino para toda la vida.

Su experiencia en la industria le ha brindado los conocimientos necesarios para ofrecer esta asignatura, pero la labor de contagiarlos con su misma pasión era una cualidad innata que hoy en día continúan destacando sus estudiantes, al punto de haberlo elegido como el mejor profesor del pregrado de Ingeniería de Procesos en 2017.

Y es que la relación entre Santiago y el proceso de enseñanza y aprendizaje es una cuestión de química tan natural como los procesos que enseña todos los días, y que requiere, como estos, de la combinación de condiciones y elementos necesarios para que se produzcan: en este caso de su amor por la profesión, y de la capacidad de despertar una curiosidad permanente en sus estudiantes.


Premio Excelencia Docente - Escuela de Humanidades


Todavía tiene el recuerdo fresco en la memoria. Año 1994, una clase de 6:00 a.m. y el reto de reemplazar en la asignatura a Juan José Hoyos, una institución del periodismo narrativo del país. Pero pudieron más las ganas que los nervios y, desde ese entonces, Carlos Mario Correa Soto no solo se planteó como meta principal seguir las enseñanzas de sus grandes maestros (incluido Juan José), sino también la de formar futuras generaciones de periodistas de cara a su país.

Han pasado 24 años desde esa experiencia —los últimos 15 en EAFIT, donde participó en la creación del pregrado en Comunicación Social—, y Carlos Mario no solo sigue comprometido con ese propósito. Y es que en las clases de este comunicador social, especialista en periodismo investigativo y magíster en Literatura Colombiana no hay lugar para el descarte o la descalificación sino, por el contrario, para el error pedagógico, la sensibilidad y la inspiración.

Y todo esto acompañado de su amplio recorrido como reportero del diario El Espectador, una labor que le permitió llenarse de historias y experiencias para compartir con sus alumnos. Hace 15 años Carlos Mario también le dio vida a la iniciativa Periodistas en la Carrera, con la que ha logrado, no solo poner a las comunicadores sociales eafitenses en el radar informativo de la ciudad, sino también brindarles las herramientas necesarias para desentrañar las historias de todos los colombianos.


Premio Excelencia Docente - Escuela de Derecho


Quizás la procesal es una de las áreas más complejas del Derecho debido a sus conceptos jurídicos y extrajurídicos, pero una vez los estudiantes llegan a las clases de José David Posada Botero y se percatan de cómo aprender a resolver responsablemente los conflictos de las personas puede convertirse en una gran contribución para la sociedad. Así, el aula se transforma en un espacio de diálogo e intercambio en el que no hay una duración establecida, y en el que no es extraño que las sesiones se extiendan 10 o 15 minutos de más.

Aunque siempre se desempeñó en el sector privado, la vinculación a EAFIT de este abogado, especialista en Derecho Procesal y magíster en Derecho con énfasis en Investigación, que se dio durante los primeros años de la Escuela de Derecho, terminó por incubar una vocación que crece y se fortalece todos los días, y que, además, se extiende a su labor como asesor de prácticas en este campo.

José David no solo tiene la fortuna de guiarlos en el aula de clase, sino también de apoyarlos durante ese primer contacto con el mundo laboral, una gestión que le permite llenarse de orgullo al ver lo bien que son recibidos por las organizaciones, las empresas y el sector real. El Premio Excelencia EAFIT reconoce esa gestión y es la manera como sus estudiantes le agradecen el respaldo y acompañamiento permanentes.



Premio Excelencia Docente - Escuela de Ciencias


El lenguaje es el mismo y es universal: las matemáticas. Pero los mundos pueden ser tantos y tan diferentes como las profesiones. Y es ahí donde María Eugenia Puerta Yepes se encarga de construir puentes, a partir de derivadas, integrales y ecuaciones que les permitan a sus estudiantes establecer un diálogo entre los números y sus diversas aplicaciones, ya sea en la biología, las ingenierías, la administración, la economía o las finanzas.

Esa preocupación de llevar las matemáticas a los diferentes contextos académicos, sin dejar de lado el rigor, la teoría o los conceptos fundamentales es la que más destacan los estudiantes de esta matemática y doctora en Ciencias Matemáticas, y la convierten en una docente cercana que busca infundir en ellos su misma pasión por los números y su utilidad.

María Eugenia se vinculó a EAFIT en 1997 para apoyar el crecimiento del Departamento de Ciencias Básicas y, desde entonces, no solo ha visto su evolución y fortalecimiento con los diferentes pregrados y posgrados, sino que también ha tenido la oportunidad de liderarlos como jefa del entonces Departamento de Ciencias Básicas, hoy convertido en Escuela de Ciencias. Sin embargo, es en el aula de clase donde ha encontrado su verdadera vocación y en la que ha volcado sus esfuerzos en la labor de formar profesionales éticos y con la capacidad de interactuar con respeto con todas las demás profesiones.


Premio Proyección Social - Escuela de Administración


María Alejandra González Pérez considera que el título de maestra es aún demasiado grande porque siente que le falta mucho por aprender. Tampoco le gusta el de investigadora porque para ella esta es una profesión que nunca se abarca en su totalidad. Es con el de “profesora” con el que se siente más cómoda, con el que rinde un homenaje a los grandes docentes que han pasado por su vida y el que le recuerda su compromiso permanente con la sociedad, con el progreso del país y con la formación de las futuras generaciones de profesionales colombianos.

Es desde esta posición que se ha convertido en una embajadora eafitense en diferentes escenarios del mundo, al lograr conectar la ciencia con diferentes actores de la sociedad y entendiendo que su contribución con el mundo no se limita al aula de clase, sino también ser voz y parte de las principales metas y movimientos de la humanidad, representadas en iniciativas como el Pacto Global y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Con esa premisa esta psicóloga, magíster en Relaciones Industriales y Gerencia de Recursos Humanos, doctora en Negocios Internacionales y Responsabilidad Civil Empresarial, y postdoctora en Responsabilidad Social de la Educación Superior ha construido con sus estudiantes un entorno de confianza que trasciende las barreras del tiempo y el espacio, y en el que fluye la reflexión permanente. Por eso María Alejandra forma para la esencia misma del ser, para que se reflejen en el pasado, se reconozcan en su presente y sean capaces de transformar, desde ya, el mañana.


Reconocimiento por su contribución al aprendizaje de Lenguas Extranjeras y la interculturalidad
Programa Sislenguas


La teacher Daisy Catalina Carvajal Ayala, del programa de Sisleguas, no solo enseña inglés porque el mundo actual requiere profesionales bilingües e idóneos para las demandas actuales de la sociedad, sino también porque es una convencida de que el aprendizaje de un segundo idioma —y más aún desde las edades tempranas— puede brindar la disciplina y la estructura necesarias para aprender a convivir, respetar a los otros y trabajar en equipo.

Por eso en sus clases en el Colegio Palermo de San José, desde preescolar hasta quinto de primaria, todos los elementos pedagógicos han sido pensados y diseñados para despertar la creatividad y facilitar el aprendizaje: juegos, fichas, videos, herramientas tecnológicas e incluso las evaluaciones responden a ese mismo objetivo de que los más pequeños descubran el mundo infinito de oportunidades que se abre con un nuevo lenguaje.

Y la satisfacción llega después cuando esta licenciada en Lenguas Modernas y magíster en Formación de Profesores de Inglés como Lengua Extranjera recibe los comentarios de los padres de familia quienes le comparten la evolución de sus hijos. Si el mundo es un lugar complejo, diversos y rico en culturas Daisy ayuda a que los niños adquieran las herramientas necesarias para entenderlo, abordarlo y enfrentarse a sus retos.


Premio a la Investigación
Proyecto de investigación técnico social de las Oleaginosas promisorias Higuerilla y Sacha Inchi con miras a su desarrollo agroindustrial en el Bajo Cauca Antioqueño


Más de 50 viajes durante cuatro años a diversas localidades como El Bagre, Caucasia, Tarazá, Nechí, Zaragoza, Puerto Valdivia y Cáceres por parte de diferentes investigadores de la Institución comienzan a dar ya sus primeros frutos a través de diversos prototipos de aplicación industrial, emprendimientos, productos y patentes que, en el futuro, le darán valor agregado a una región que pedía a gritos oportunidades sociales y que ahora podrá acceder a algunas de estas a partir del aprovechamiento de los derivados de la Higuerilla y la Sacha Inchi.

Esto es posible gracias al Proyecto de Investigación técnico social Oleaginosas Promisoria Higuerilla y Sacha Inchi, con miras a su desarrollo industrial en el Bajo Cauca antiqueño, un programa de 16 componentes, liderado por el docente Yaromir Muñoz Molina y en el que han participado investigadores de otras instituciones como las universidades Pontificia Bolivariana y Nacional de Colombia, para llevar el saber universitario a las comunidades rurales.

Diego Fernando Villanueva Mejía, Javier Correa Álvarez, Valeska Villegas Escobar, Álex Armando Sáez Vega, Beatriz Susana Acosta Correa, Jaime escobar Arango, Luis Santiago París Londoño e Ivan Darío Arango López también hacen parte de esta iniciativa desde los componentes de Biotecnología, georreferenciación y procesos agroindustriales, una labor que sin duda derivará en mayores beneficios para la sociedad y para la academia e investigación eafitenses.